hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

nuboso
Hoy 8 / 14 || Mañana 11 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Ha sido un sacrificio duro»

SOCIEDAD

«Ha sido un sacrificio duro»

Yolanda es la primera extremeña con parálisis cerebral con título universitario

02.08.10 - 00:09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
A veces, la vida se plantea cuesta arriba. Es el caso de Yolanda Álvarez que desde su nacimiento su historia ha estado marcada por el esfuerzo y la superación. Es natural de Montijo y tiene 36 años. Una falta de oxígeno al nacer provocó que tuviera que permanecer en una incubadora durante tres días. Una complicación que desencadenó en una parálisis cerebral y una discapacidad del 77%. Sin embargo, esto nunca ha supuesto un obstáculo en su vida, sino todo lo contrario. Desde el pasado 5 de julio es licenciada en Psicología por la UNED. De esta manera, se convierte en la primera persona con sus características en alcanzar un título universitario en Extremadura.
Esta región y Andalucía se han convertido en importantes fuentes de satisfacción para Yolanda y su familia. En Sevilla han encontrado el apoyo médico en las manos de la doctora García Curiel, que trabaja en el Hospital Virgen del Rocío de la capital hispalense. «El trato de esta doctora ha sido fundamental en mi evolución», asegura Yolanda Álvarez. Pero a pesar de su juventud es toda una veterana en operaciones, medicamentos, enfermedades y hospitales. Un periplo que le ha llevado a recalar en Mérida con la doctora Domínguez Salcedo. «Me presta un apoyo extraordinario. Parte de la felicidad que tengo ahora es gracias a ella». Son palabras que reflejan el reconocimiento y la gratitud que sienten Yolanda y su entorno hacia estas dos profesionales de la medicina.
Las operaciones han supuesto siempre un punto de inflexión en su vida. Ha sido intervenida en cinco ocasiones. La primera cuando tan solo tenía seis años. No fue bien y tuvieron que volver a repetir la operación un año más tarde para retirarle los hierros que le habían colocado en el fémur, circunstancias que hicieron que Yolanda tuviera que volver a aprender a caminar. Este episodio podría haber significado un paso atrás, sin embargo, su tozudez y su coraje convirtieron en una tarea imposible que ella tirase la toalla a la primera de cambio.
Una sala retirada en la terraza de su casa se ha convertido durante estos diez últimos años en su refugio personal. Los libros y los apuntes, que ella misma confeccionaba cuando las asignaturas no eran tutorizadas se han convertido en un equipaje de mano que le ha acompañado en una larga travesía que culminó con un deseo cumplido: licenciarse en Psicología.
Diez años que se vieron interrumpidos por un problema médico que le impidió continuar con su ritmo habitual durante todo un curso académico. Todos los jueves salía de su escondite particular para asistir a los exámenes que tenían lugar en el centro que la UNED tiene en Mérida. «Para mí estudiar ha sido igual que para el resto de las personas, con el inconveniente de que no me dejaban más tiempo para realizar los exámenes», alega Yolanda.
Su padre, Antonio Álvarez, ha sido siempre su sombra. Yolanda es el reflejo de los valores humanos de una gran familia que con su apoyo, seguridad y orgullo han impedido que su hija, su hermana o su amiga se venga abajo en aquellos momentos en los que las fuerzas flaquean. «Soy dependiente y necesito a mis padres para que me ayuden», afirma Yolanda.
Es una chica que transmite optimismo a todos los que se cruzan en su camino. Precisamente, la autoestima es una de las especialidades en las que querría especializarse, puesto que considera que es una de las asignaturas pendientes de la sociedad actual. «Yo siempre tengo una sonrisa en la boca», declara Yolanda, que debido a su carácter encuentra en este vacío una oportunidad para ayudar a los demás. «No sólo tengo que pensar en lo que me guste, sino en lo que pueda hacer», asegura.
La vocación es un factor fundamental a la hora de disfrutar de aquello que te gusta. Un matiz que, a veces, se convierte en una tarea difícil. Sin embargo, Yolanda siempre lo ha tenido muy claro. «Estudie Psicología para ayudar a los demás», asevera. Aunque asegura que si hubiera tenido que elegir otra carrera, lo hubiera hecho. «Ha sido una experiencia dura, pero ha merecido la pena», afirma. Para ella, «todos tienen que luchar por lo que quieren. Si uno quiere ser carpintero, pues que lo sea, pero que luche por aquello que le gusta. No todo el mundo tiene que ser diplomado o licenciado».
Para Mercedes Gómez, madre de Yolanda, «verla tan contenta, me convierte en la mujer más feliz del mundo», y asegura que cuando nació su hija le entraron muchas ganas de vivir, precisamente para luchar por ella.
Después de un descanso merecido, Yolanda retomará el hábito de estudio a partir de septiembre u octubre. Su próxima meta consiste en sacarse unas oposiciones. Aún no sabe exactamente cuál será, pero sí que éste será en su futuro más próximo.
No son los únicos planes de esta joven luchadora, sino que después del periodo estival tiene previsto agradecer a aquellas personas que han dejado en ella una huella especial todo el cariño y el apoyo que le han prestado a lo largo de toda su vida con una comida. Todo un ejemplo de lucha.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti

Yolanda Álvarez Gómez, un ejemplo de superación. :: ARNELAS

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.