hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 19 / 34 || Mañana 19 / 38 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Portugal, muy caro

Portugal, muy caro

El sector turístico del país vecino sube los precios de sus artículos y servicios a medida que disminuye la demanda

24.07.10 - 00:07 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
LA prensa portuguesa recoge la queja de la hostelería, que anda en caída libre desde hace un par de años. En muchos pueblos de 'la raya' el sector ha caído casi un 50%, lo que no supone ninguna novedad para los que somos habituales porque, inexplicablemente, Portugal sube los precios en la misma proporción que bajan sus expectativas hosteleras. Hoy comer o pernoctar en Portugal sale más caro que hacerlo en cualquier costa española y mucho más caro que hacerlo en el interior. Es difícil entender una política turística en la que los precios suben a medida que baja la demanda, pero para comprender algunas cosas de Portugal se necesita, antes que un diccionario, un manual de instrucciones. Los hoteles del Algarve, que antes gritaban en español, hoy están muy silenciosos porque, con la crisis, muchos de ellos han subido sus precios el 20%, pero siguen a piñón fijo, con sus folletos en portugués, inglés y alemán. España queda muy lejos. Lamentablemente eso también ocurre en España. En muchos establecimientos de Lanzarote si no sabes alemán o inglés lo tienes crudo.
En algunos aspectos, los precios de Portugal son risorios por prohibitivos. Por ejemplo, en la playa de Comporta, la más cercana que tenemos los pacenses, alquilar una sombrilla y dos tumbonas cuesta 20 euros, lo que explica que su ocupación sea mínima, porque la sombrilla se ha convertido en un objeto de lujo. ¿Alguien entiende semejante disparate? ¿No sería más rentable poner precios razonables y alquilarlas todas? Hay que añadir 3 euros más por entrar con el coche en el aparcamiento. El día de playa, que nos tomábamos muchos badajocenses, hoy resulta muy costoso, porque a esos 23 euros hay que sumarle los 28 que cuesta el peaje de la autopista y los 20 euros del carburante.
Por supuesto, el que disponga de 70 euros para pasar un día en Comporta, debe llevar el bocadillo, el agua, la cerveza, los postres., porque comer en cualquiera de los dos restaurantes sale por un mínimo de 45 euros por persona. Sólo sentarte a la mesa, con el pan, el paté de sardinas, el queso fundido y las aceitunas ya cuesta 15 euros. ¿El aperitivo? Un pincho de pulpo y una cerveza, 12 euros; los helados 2,5 y la botella de agua, no muy fría, 2 euros. Esa cantidad duplica largamente los precios de España. Las mismas tumbonas, pero más cómodas y con colchonetas, cuestan en el Puerto de Santa María 8 euros. En Alicante la sombrilla y tumbonas cuestan 12 euros. En Málaga, Huelva y Almería, 10; 9 en Galicia y 11 en el País Vasco. La alternativa es llevárselo todo, la sombrilla, las sillas, las toallas, la nevera, el termo. y dejar el coche lejos, a pleno sol y sin vigilancia. En este caso el día de playa para los de Badajoz sólo cuesta cuatro horas y 50 euros, más lo que lleves. La caminata en fila india y el transporte (yo soy aquel negrito /del África tropical.) todavía no la cobran.
Hace muy pocos años era frecuente coincidir con tu vecino en algún restaurante de Elvas, de clientela mayoritariamente española, pero los portugueses se han empeñado en prescindir de España y, poco a poco y con mucho esfuerzo, lo están consiguiendo. Acabarán convenciéndonos incluso a los últimos de Filipinas.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.