hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 9 / 26 || Mañana 14 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Un enjambre de abejas en el patio

CONTRAPORTADA

Un enjambre de abejas en el patio

La Guardia Civil tuvo que intervenir para llevarse los miles de insectos que llegaron a una casa de Villanueva

16.04.10 - 00:05 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Estábamos sentadas en el salón y empecé a escuchar un zumbido enorme. Y claro, un lunes a las doce de la mañana no podía haber carreras de motos ni nada por el estilo, así que me fui a asomar a la ventana de la cocina y allí me encontré con un nubarrón negro. Era una auténtica nube de abejas en medio del patio. Algo impresionante». De esta forma tan gráfica recuerda la joven Mari Carmen Calderón cómo empezó a gestarse uno de los peores días de su vida.
Ella, que tiene pavor a las abejas desde que le picara una de pequeña en un pie, se topó en unos instantes con miles de estos pequeños insectos, que habían invadido literalmente el patio de su casa en Villanueva de la Serena.
Asustada llamó a su madre, Carmen Romero, que solo pudo llevarse las manos a la cabeza al ver semejante espectáculo. No obstante, en ese momento, a su hija sólo le preocupaba su gata, que se encontraba fuera y por la que llegó a temer: «Me puse tres pantalones para ir a por la gata y cuando me estaba poniendo el tercer jersey es cuando mi madre me dijo que ya había entrado dentro de la casa. Menos mal, porque de recordarlo aún me tiemblan las piernas».
Ante tal descubrimiento, y después de pedir auxilio a un vecino que sólo pudo quedarse perplejo y sorprendido al ver la magnitud del enjambre que se concentró en torno al naranjo del patio, decidieron llamar a la Policía Local que, a su vez, les puso en contacto con la Guardia Civil.
Al poco tiempo se personaron en su vivienda dos agentes de la Benemérita del cuartel de Villanueva de la Serena. Su llegada fue providencial y, desde luego, sirvió para apaciguar los nervios tanto de la madre como de la hija, que no se atrevían a salir al patio. De hecho, la casualidad de contar con mosquiteras en las ventanas exteriores evitó que las abejas pudieran acceder a la casa.
Carmen recuerda que la llegada de la Guardia Civil fue 'mano de santo' para las abejas. En este caso, para recuperarlas, uno de los agentes colocó una colmena en una silla y la dejó ahí durante toda la jornada, de tal forma que por la noche ya estaban todas las abejas dentro. «Era curioso ver durante toda la tarde cómo las abejas se iban metiendo poco a poco en la colmena».
No obstante, si a Carmen le impactó algo fue, sin duda, la naturalidad con la que el agente cogía a las abejas sin que éstas le atacaran ni recibiera ninguna picadura. Al principio el guardia civil se puso la escafandra típica que utilizan los apicultores, sin embargo luego se la quitó para manipularlas a rostro descubierto: «Las cogía a puñados con las manos y no le hacían nada. Además, ni siquiera las fumigó ni les echó nada. Y es que, según nos dijo, si a las abejas no se les molesta no te atacan».
Por si acaso, ellas prefirieron ver los toros detrás de la barrera y no se asomaron en ningún momento por el patio por lo que pudiera pasar. Prefirieron observarlo todo detrás de la ventana. Sólo la madre se atrevió a salir un momento para quitar las hojas que habían caído en el sumidero y así evitar que se taponara ante las lluvias que se avecinaban.
De hecho, al día siguiente ambas seguían con un poco de recelo al pensar que alguna abeja se hubiera quedado 'dormida' en el tronco del naranjo y no se hubiera marchado con sus compañeras. Sin embargo, la lluvia caída ese día dejó el naranjo limpio, ya que el tronco incluso se había quedado pegajoso con la presencia de tantos insectos y el agua lo eliminó todo.
Como les explicó la Guardia Civil, todo parece indicar que el enjambre llegó en busca de algo dulce, como podía ser un naranjo o un limonero, después de que la abeja reina se escapara y los cientos de ejemplares restantes la siguieran. El caso es que, como recordaba Mari Carmen ya con una sonrisa en la boca, «nos tocó la lotería sin echar, ya que con los limoneros y naranjos que hay por todos los patios de por aquí, tuvimos la mala suerte de que viniera hacia nosotras».
Tanto madre como hija están muy agradecidas por la actuación de los agentes de la Guardia Civil que hicieron un trabajo fenomenal. «Demostraron ser muy valientes sin causarles ningún daño a las abejas». Lo importante es que final todo se quedó en un susto.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Un enjambre de abejas en el patio

Momento en el que el agente interviene para retirar las abejas situadas en el naranjo del patio. :: F. H.

Un enjambre de abejas en el patio
Un enjambre de abejas en el patio
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.