hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

llovizna
Hoy 10 / 21 || Mañana 11 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Las pastoras de Trujillo

SOCIEDAD

Las pastoras de Trujillo

'El Chiviri' recupera la tradición del antiguo traje, que lucen las mujeres de la comarca cacereña

02.04.10 - 00:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Nadie ni nada está está exento de las modas, ni siquiera las tradiciones más ancestrales. Un ejemplo de ellos es el traje típico de pastora, vestimenta que solían utilizar las mujeres en la antigüedad. Ahora, las féminas se lo ponen para distintos eventos, como la fiesta del Domingo de Pascua o 'El Chíviri', en Trujillo, que tendrán lugar el domingo.
Durante esa jornada, mujeres, grandes y pequeñas, mostrarán las distintas variedades de este traje. Algunas irán con la pollera, el jubón y el pañuelo, en muchas ocasiones, procedente de un regalo familiar. Sin embargo, la mayoría, sobre todo si son jóvenes, lucirá el refajo picado. Según la presidenta de la Federación Extremeña de Folclore, Gregoria Delgado, esta prenda va junto a una camisa y un corpiño. En estos últimos años se suele utilizar más, porque realza la figura de la mujer, añade.
En Trujillo hay desde una agrupación de mujeres, hasta vecinas particulares que se dedican a confeccionar ese refajo picado. Dos de ellas son Soledad Cancho y 'Charuca' Mateos. Una vez que tienen ese paño o futura falda, comienza su trabajo. Antes, el vecino Antonio Rodríguez Lebrón tiene elaborado ese dibujo que irá bordado a la prenda. «En Trujillo, Antonio es el encargo de hacer esa labor», detallan estas dos artistas.
En primer lugar, hilvanan ese dibujo por el interior de la figura, a la tela blanca o negra, que posteriormente será el picado, así como al paño de la falda, que debe ser rojo, amarillo o verde. Seguidamente, se recorta la tela superior siguiendo la línea de esos gráficos. «Cuando recortamos, queda el dibujo hilvanado», señala Cancho. A partir de ahí, se cose a mano, «puntada a puntada», figura a figura. El siguiente paso es forrar la futura falda y coger la cintura de nido de abeja.
Para llevar a cabo la prenda, estas profesionales suelen tardar un mes e invierten, «cosiendo de día y de noche» unas 150 horas. Cuanto más pequeño es el dibujo, más laborioso es de hacer la prensa. Eso sí, reconocen que hay otras formas de elaborar esta indumentaria, pero consideran que la que ellas utilizan es la que mejor queda. Detallan que se dedican a este trabajo para que no se pierda esta tradición. Además, elaboran mandiles que se utilizan con la pollera, así como otras prendas.
Como en casi todos los aspectos de la vida, la crisis ha afectado a los encargos de esta parte del traje. «Ahora se confeccionan menos que hace unos años», indica Soledad Cancho. En épocas de bonanza económica «hemos llegado a hacer seis y siete antes del 'Chíviri'». Ahora, se suelen encargar para regalarlos en las comuniones. Su precio suele oscilar entre los 360 y 390 euros.
Esta prenda empezó a coger protagonismo hace unos 15 años. «No nos equivocamos si por cada cien refajos hay una pollera», señalan estas dos artesanas. Esta última indumentaria suele ser el traje de gala, con unos colores más vivos y se la relaciona con el descubrimiento de América, apunta Gregoria Delgado.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Las pastoras de Trujillo

Rosario Mateos y Soledad Corrales en la elaboración del refajo. :: JSP

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.