Investigadores españoles impulsan el hidrógeno como combustible

Hermenegildo García./UPV
Hermenegildo García. / UPV
INVESTIGACIÓN

La propuesta supera algunos de los inconvenientes que hasta ahora han impedido su implantación

INNOVA+Madrid

Un grupo de investigadores españoles ha desarrollado un nuevo sistema de almacenamiento y producción, eficiente y seguro, de hidrógeno para su uso en celdas de combustible mediante reactivos químicos sencillos, aplicable en automóviles. Su trabajo supera algunos de los inconvenientes que hasta ahora han impedido la implantación de este combustible, con gran capacidad energética y nula emisión de gases de efecto invernadero.

En el desarrollo de este procedimiento han participado investigadores del Instituto de Tecnología Química (Universidad Politécnica de Valencia-CSIC), el Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea (Universidad de Zaragoza-CSIC) y la Universidad JaimeI de Castellón. El proyecto estuvo dirigido por el investigador de la UJI, José Antonio Mata.

La tecnología desarrollada por los investigadores se basa en la utilización de los denominados Líquidos Orgánicos Portadores de Hidrógeno. La principal ventaja de estos líquidos es que pueden almacenar hidrógeno durante largos períodos de tiempo en condiciones seguras, pueden ser transportados fácilmente utilizando la infraestructura actual, y además permiten la liberación de hidrógeno de manera rápida y eficaz.

El equipo investigador ha estudiado diferentes Líquidos Orgánicos Portadores de Hidrógeno hasta llegar a un nuevo sistema basado en una reacción química de acoplamiento entre un hidrosilano y un alcohol.

El hidrógeno es un excelente combustible, debido a su elevada densidad energética y nula emisión de gases de efecto invernadero. Su combinación con el oxígeno atmosférico produce energía y agua como único subproducto, convirtiéndolo en uno de los principales candidatos para sustituir a los combustibles fósiles como fuente de energía limpia.

Pese a ello, aún existen algunos inconvenientes que han impedido la implantación de la llamada "economía del hidrógeno". El primero es que este gas no se encuentra en la corteza terrestre; a día de hoy se produce principalmente en un proceso no sostenible haciendo uso de sustancias fósiles no renovables. El segundo es su naturaleza gaseosa y altamente inflamable; así, debe ser transportado de forma comprimida, lo que conlleva importantes riesgos de seguridad.

Las aportaciones de este proceso son múltiples respecto a los sistemas ya establecidos. En primer lugar, es un proceso versátil desde el punto de vista químico, porque existen muchas combinaciones de hidrosilanos y alcoholes que pueden emplearse.

En segundo lugar, el proceso es muy eficiente, ya que se puede completar muy rápidamente a temperatura ambiente o en frío gracias a la utilización de catalizadores adecuados.

En tercer lugar, el proceso es reversible y por tanto no contaminante, ya que el producto formado en el acoplamiento entre un hidrosilano y un alcohol es un silil-éter que puede transformarse de nuevo en el producto original mediante un reductor.

Por todo ello, el método puede adaptarse fácilmente a sistemas de generación y utilización de energía no estáticos, como por ejemplo los automóviles. Además, el uso del par silano-alcohol como LOHC evita los riesgos de seguridad derivados del almacenamiento de hidrógeno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos