Hoy

Extremadura, pionera en la investigación sobre el trasplante de útero

Durante la inyección de embriones en el útero de un ejemplar murino
Durante la inyección de embriones en el útero de un ejemplar murino / C.C.M.I.
  • En el Centro de Cirugía de Mínima Invasión de Cáceres han hecho la intervención con 15 ovejas

Era una competición en la que luchaban varios países. Finalmente, fue una sueca de 35 años la que se convirtió el pasado mes de septiembre en la primera mujer del mundo en dar a luz a un bebé tras recibir un trasplante de útero. Ella sufría un trastorno congénito y nació sin ese órgano.

El proyecto, que contó con la colaboración del Hospital Universitario Sahlgrenska, arrancó en 1999 con el objetivo de lograr que mujeres nacidas sin útero o que lo perdieron en una operación relacionada con el cáncer pudieran dar a luz. Tras muchos estudios, se consiguió. La fecundación se realizó in vitro y, tras un exitoso trasplante, se le transfirió un único embrión un año después.

En España, el estudio en torno al trasplante de útero nunca ha sido uno de los aspectos más investigados por no considerarse un órgano vital (no es imprescindible para vivir). Sin embargo, desde Extremadura están apostando fuerte. «Creemos que podemos ser uno de los mejores centro de España donde desarrollar esta investigación», confiesa José Mijares, del Jesús Usón.

Él destaca los avances que ya se han conseguido en este ámbito. Han realizado trasplantes de útero en 15 ovejas y aseguran que ya se están viendo sus frutos.

Además, detalla que son varias las clínicas que están interesadas por la investigación de este asunto. Están dispuestas a invertir para solucionar un problema que afecta a una de cada 4.000 mujeres en España, según César Díaz, el doctor del Hospital La Fe de Valencia que formó parte del equipo que logró el nacimiento del primer bebé del mundo tras un trasplante de útero.