Ofertas Internet

Razones por las que medir la velocidad de tu ADSL

Razones por las que medir la velocidad de tu ADSL
Asociaciones de internautas recomiendan medir la velocidad de conexión periódicamente

Una de las preocupaciones más habituales de los clientes interesados en una conexión ADSL es tener garantizada la velocidad contratada. Los usuarios valoran ampliamente disponer de una conexión estable, con alta velocidad de descarga, aunque la velocidad de subida sea sensiblemente inferior.

Existen multitud de portales web y herramientas online que permiten medir velocidad ADSL de tu conexión a Internet. La opción más habitual son los tests de velocidad, que permiten comprobar rápidamente y de un modo muy intuitivo todos los datos de una conexión a Internet. Podemos encontrar buenos argumentos por los que medir con cierta frecuencia la velocidad de una conexión de fibra óptica o ADSL:

Comprobar nuestra velocidad real de conexión. En muchas ocasiones las operadoras no especifican con suficiente claridad cuántos megas estamos contratando. En el caso del ADSL, muchas ofertas se promocionan con la expresión de “hasta X megas” sin saber exactamente de cuántos dispondremos en la práctica.

Identificar las incidencias de la conexión. A través de un test de velocidad podremos medir la velocidad ADSL en distintas zonas o dispositivos de nuestro hogar, comprobando dónde alcanza una velocidad de conexión óptima. De este modo podremos asegurarnos si existe algún tipo de incidencia en la línea relacionada con la configuración del equipo o la ubicación del router en la vivienda.

Descubrir el horas ideales para descargar archivos. La velocidad del ADSL puede variar dependiendo de la franja horaria, ya que, por ejemplo, por la noche se conectan más usuarios, afectando a la velocidad de conexión. Al medir la velocidad ADSL, podremos comprobar si nuestra zona se ve afectada por esta situación y sacarle el máximo provecho.

Comparar la red Wi-Fi con la conexión por cable. Un test de velocidad nos permitirá comprobar cuánta diferencia de megas existe entre nuestra conexión ADSL por red WiFi o por cable. Por lo general, la velocidad incrementa utilizando un cable enchufado directamente a nuestro dispositivo; con un test de velocidad podremos comprobarlo personalmente.

Los parámetros que suelen ofrecer estos medidores de velocidad ADSL incluyen, además de la cantidad de megas de descarga y los de subida, la latencia y el ping. La latencia hace referencia a la inmediatez de la conexión, es decir, el tiempo que tarda en recibir un paquete del servidor. La latencia se mide con el ping, que especifica en milisegundos (ms) el tiempo que tarda en comunicarse la conexión local con el equipo remoto de la red IP.

Varias asociaciones de consumidores e usuarios de Internet recomiendan la práctica de medir nuestra velocidad de conexión ADSL periódicamente. Con esta práctica nos aseguraremos de que estamos pagando justo por los megas que hemos contratado y evitaremos situaciones desagradables como que terceros se aprovechen de nuestra conexión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos