TESTIMONIOS DE LINCHADORES «Hicimos lo único que podíamos hacer: incendiarlo»

TESTIMONIOS DE LINCHADORES
«Hicimos lo único que podíamos hacer: incendiarlo»

En entrevistas realizadas por el antropólogo Goldstein para su libro, pobladores de barriadas pobres de Bolivia revelan la confusión -probablemente deliberada- que existe entre linchamiento y justicia comunitaria. En la localidad de Mineros San Juan, cuenta una mujer que se robaban garrafas (bombonas de gas) a «señoras humildes». Dieciséis viviendas fueron allanadas por el ladrón. «Gracias a Dios le han agarrado con las manos en la masa y ¿qué es lo que han hecho los vecinos? Lo único que podemos hacer: justicia comunitaria. Le echaron gasolina y lo incendiaron». Otro hombre, de la localidad de Juan Pablo II, explica cómo proceden para evitar la impunidad de los ladrones. «Agarramos a un supuesto ratero, la Policía lo recoge y después de unos pasos lo larga y el ratero se va riendo. Es por eso que tenemos esta idea de la justicia comunitaria. Es mejor agarrar al ratero y quemarlo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos