Hoy

El asfalto es el terreno sobre el que corre la práctica totalidad de los aficionados españoles.
El asfalto es el terreno sobre el que corre la práctica totalidad de los aficionados españoles. / REUTERS

El runner español: urbano, sin preparación y expuesto a lesiones

  • Un estudio realizado a nivel nacional revela que el 61% de los más de tres millones de aficionados sufrió algún problema de salud en el ultimo año

  • La falta de preparación previa deriva suele derivar en dolores musculares, desmayos, fracturas o palpitaciones

En España existen 3,14 millones de corredores, la gran mayoría urbanos, de los que el 93% no se prepara correctamente para practicar ese deporte, según el estudio “Percepción y hábitos de los corredores y corredoras españoles”, realizado por CinfaSalud, con el aval de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED).

Cuando no se siguen las pautas recomendadas para correr con seguridad, se pueden sufrir problemas de salud, como lesiones musculares o dolores de cabeza fuertes. Es lo que le ha pasado al 61% de los runners en el último año: el 38% ha padecido una lesión muscular, el 23,1%, dolores de cabeza fuertes y uno de cada diez ha sufrido fracturas y esguinces (11,9%), mareos o desmayos (9,8%) y palpitaciones (8,9%).

Según este trabajo que se basó en un cuestionario entre casi 2.400 mujeres y hombres de entre 20 y 60 años, la falta de preparación de los corredores españoles (la mayoría, hombres) se traduce en no seguir un plan de alimentación (86%), no contar con entrenamiento regular (77%), no realizarse una prueba de esfuerzo (75%) o no calentar ni estirar antes o después de correr (51,5%), a pesar de hacerlo una media de más de 3 horas a la semana.

«Para disfrutar de los beneficios del running y evitar sus riesgos, es crucial adoptar medidas preventivas como someterse a revisiones médicas y pruebas de esfuerzo, así como calentar y estirar antes y después de correr», advierte Eduardo González Zorzano, experto del Departamento Médico de Cinfa. «Es importante recurrir al consejo profesional a la hora de fijar planes de entrenamiento y de alimentación adaptados a nuestras necesidades. Aunque las exigencias de la actividad física de tipo recreacional no son tan elevadas como las de la profesional, pueden también alcanzar gran intensidad».

Más de la mitad de los aficionados sale a correr tres o más veces semanales, y compiten en una media de cinco carreras al año. En este apartado es relevante que los que participan en maratones no toman las debidas precauciones, como que cuatro de cada diez no se ha hecho jamás una prueba de esfuerzo, ni que más del 70% de los que padecen una afección cardiovascular se ha sometido a un test.

Entre las mujeres, que representan el 37% de los corredores, las lesiones son menos frecuentes. Solo cuatro de cada diez mujeres corredoras (43,5%) ha tenido algún percance alguna vez. «Estas cifras no quieren decir que las corredoras estén más capacitadas físicamente para este deporte que sus compañeros, sino que, en general, se preparan mejor», explica González Zorzano. «Por ejemplo, según el estudio, dos de cada diez encuestadas (18,8%) siguen una dieta adaptada a sus necesidades deportivas, mientras que solo uno de cada diez (9%) runners varones toma esta precaución. Y el 27,1% de mujeres cuenta con un entrenamiento adaptado o un entrenador personal, superando con creces a los hombres que toman esta medida (19%)».

Solo uno de cada diez corredores se informa con un médico especialista y ni siquiera cuando se sufre una lesión buscan ayuda médica: uno de cada dos corredores (48,1%) que sufrió algún percance, como mareo o dolor de cabeza, declara que no acudió al médico y uno de cada cinco (21,1%) no hizo nada al respecto. Si acaso, buscó información en internet (42,8%) o pidió consejo a amigos o familiares (36,8%).

En todo caso, los beneficios se perciben por encima del riesgo: 33,8% asegura que mejora su estrés, 26,5% que mejora su humor y 24,2% su autoestima. Además, dos de cada tres encuestados (66,3%) consideran que correr beneficia su vida familiar o de pareja. De hecho, la mitad (47,2%) de los runners sale a correr en compañía; el 23,1%, con su pareja. Este porcentaje asciende al 30,3% en el caso de las mujeres y se reduce al 15,9%, en el de los deportistas varones.