Hoy

Para ahorrar, de verdad, hay que saber controlar nuestros impulsos.
Para ahorrar, de verdad, hay que saber controlar nuestros impulsos.

Sobrevivir al Black Friday sin arruinarnos

  • psicología

  • Según un estudio elaborado por la Asociación Española de la Economía Digital las ventas alcanzarán los 1. 235 millones de euros en nuestro país

Hoy se celebra el Black Friday, una tradición importada desde Estados Unidos que parece 'obligarnos' a comprar compulsivamente. De hecho, desde la Asociación Española de la Economía Digital se estima que las ventas alcancen en esta jornada los 1.235 millones de euros. Una cifra ligeramente superior a los 1.172 millones del año pasado, cuando subió un 10,6% frente al año 2014.

El psicólogo Xavier Savín, autor del libro 'La Clave del éxito: Teoría y Práctica para alcanzar tus sueños', analiza este fenómeno de las compras compulsivas y nos revela una serie de claves y consejos para frenar ese ansia que nos invade en esta fecha.

Y aunque es cierto que a nadie le amarga un descuento, y más si es próximo a la Navidad, el Black Friday propicia las compras compulsivas e irreflexivas. «Solemos comprar basándonos en el descuento más que en la necesidad real que tengamos de ese producto», afirma Savín.

Según el experto, las compras suponen un placer inmediato, y esa sensación crea adicción. En un mundo en el que la clase media es cada vez menos numerosa, nos permite acceder a productos teóricamente fuera de nuestro alcance y así aparentar un nivel de ingresos o una clase social superior. «El Black Friday fomenta un estilo de vida consumista. Se crea por parte de los comercios una sensación de falsa necesidad que hay que saber gestionar. En una sociedad carente de valores, nos permite adoptar la identidad de la marca. Soy elegante, valiente, divertido, moderno..., tal y como muestra mi coche o mi ropa. Compramos buscando una identidad ligada al posicionamiento de la marca que adquirimos», comenta Savín.

Consejos para 'no volverse loco'

Para conseguir controlar ese ansia provocada por agresivos descuentos e intensas campañas de publicidad, este experto aconseja:

—Anotar con anterioridad las compras que nos gustaría hacer, ya sea porque es algo que necesitamos o porque es un capricho.

—Identificar el verdadero motivo que nos mueve al consumo y apuntarlo. «Es muy probable que la mayoría de nuestra lista esté llena de caprichos y darnos cuenta de ello puede ayudarnos a reflexionar y planificar nuestra inversión», recomienda Savín.

—Algunas compras tienen un componente emocional implícito. «Será necesario aprender a reconocerlo y tratar de que no afecte a compras teóricamente racionales”, argumenta el experto. En este apartado está la ropa, el perfume, el coche… mientras que existen otros gastos no-emocionales como son o pueden ser la alimentación o el seguro de tu casa.

—Antes de darle al clic final, «revisa tu carrito de la compra, o guárdalo para después», agrega.

El Black Friday dura todo un día… reflexiona sobre tus verdaderas intenciones de compra y vuelve al carrito unas horas después. Puede que en frío ya no sientas la “necesidad” de ese artículo”, sugiere Savín.

—Establece un techo de gasto. «Márcate un límite y cíñete a él. Si es difícil controlarlo, haz tus compras con una tarjeta de crédito que disponga de un saldo limitado. Una vez alcanzado tu máximo, no podrás seguir comprando», aconseja.