Hoy

La artritis reumatoide, una enfermedad que se ignora

Una de las ilustraciones de Carla Fuentes
Una de las ilustraciones de Carla Fuentes / AnimARt
  • Médicos y pacientes alertan de la importancia de un tratamiento temprano para una dolencia que afecta a unas 250.000 personas en España

  • Una exposición solidaria de ilustraciones muestra las pequeñas batallas diarias de estas personas

Un ibuprofeno para un dolor en la mano. Esa es la solución que los pacientes confiesan a sus reumatólogos cuando les preguntan qué hicieron en el momento en que sintieron molestias a la hora de mover la mano o recoger los dedos para formar un puño. A la gran mayoría de los pacientes no se les ocurrió pensar que podían tener afectada alguna articulación. “Si te duele el pecho, todo el mundo sabe lo que tiene que hacer. Pero si el dolor está en la mano, la gente no se lo mira”, destaca el doctor José Luis Andréu, presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER). Son muy pocos los que sospechan de que se puede tratar de una artritis reumatoide.

Y cuando la persona que tiene dolor y una pequeña inflamación es joven, no le entra esta en la cabeza que pueda padecerla. La palabra artritis se suele asociar a personas mayores, cuando el pico de incidencia se encuentra entre los 30 y los 50 años. Un desconocimiento que provoca que el tratamiento comience demasiado tarde. “Si acude al especialista en las primeras doce semanas, se consigue una remisión. Sin embargo, estamos recibiendo pacientes que tardan medio año o más en acudir a la consulta o a su médico de atención primaria”, comenta el doctor Andréu. “Es una enfermedad que se conoce poco para lo frecuente que es”, remacha el presidente de la SER. En España, hay unas 250.000 personas afectadas (40 millones en el mundo) por esta enfermedad crónica y autoinmune que puede afectar a la calidad de vida de las personas. Cada año, son diagnosticados 20.000 nuevos casos.

El dolor y la inflamación son los síntomas más comunes, aunque esta dolencia se caracteriza por acudir por oleadas: se pueden dar espacios de tiempo en que la enfermedad parece inactiva y sin síntomas (las remisiones) con otros de dolor más intenso e inflamación de una o varias articulaciones (los brotes). “Es una enfermedad con un gran impacto social. Por eso es necesario su visibilidad y que los enfermos acudan a sus especialistas”, recalca Antonio Ignacio Torralba, presidente de la Asociación ConArtritis. “Afecta a las actividades más cotidianas”, indica.

Acciones como atarse unos cordones, pelar una fruta, escribir en el teclado de un ordenador o ponerse una camisa se convierten en un suplicio durante estos brotes. Para concienciar a la población de estas dificultades, ha nacido AnimARt de la mano de Roche y ConArtritis. Tres ilustradores, Aitor Saraiba, Ricardo Cavolo y Carla Fuentes han plasmado en 15 dibujos los mensajes que le han trasnmitido estos enfermos. Estas obras van a estar expuestas al público en el café-bistró de la librería La Central (Madrid) hasta el 13 de noviembre. Y dos días después, se abrirá una subasta 'on line' en Sala Retiro para que se puedan adquirir las ilustraciones. Todos los beneficios estarán destinados a estos pacientes.