Hoy

La vicepresidenta desplaza a Mato y se pone al frente de la gestión de la crisis del ébola

vídeo

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. / Efe

  • Soraya Sáenz de Santamaría coordinará un comité especial del que formarán parte varios ministerios y la Consejería de Madrid

La gestión de la crisis del ébola pasa a manos de la vicepresidenta primera del Gobierno. Soraya Sáenz de Santamaría ha anunciado, tras la reunión del Consejo de Ministros, la creación de un comité especial que dará "continuidad" a los trabajos de la comisión que hasta ahora presidía la ministra de Sanidad, Ana Mato, en colaboración con la Consejería madrileña.

De este órgano pasarán a formar parte la propia Mato y su equipo, y representantes del gabinete de Presidencia y de los ministerios de Asuntos Exteriores, Defensa, Interior, Economía y Justicia. Además, completarán el grupo la Consejería de Sanidad de Madrid, el Hospital Carlos III y un comité científico creado específicamente para atender las necesidades que vayan surgiendo.

No descarta la vicepresidenta convocar a nuevos integrantes cuando vaya siendo oportuno. Se trata de coordinar protocolos, investigaciones y de mantener la cooperación internacional para hacer frente a la amenaza de contagio.

Convencido de que se puede hacer frente a la situación, el Gobierno ha reconocido la labor tanto de los dos misioneros fallecidos como de la auxiliar afectada, Teresa Romero. Ha defendido la vicepresidenta la repatriación de los nacionales contagiados. "España tiene una obligación con ellos", ha dicho, aunque no ha querido decir nada sobre otras posibles en el futuro. Y ha garantizado Soraya Saénz de Santamaría que el Ejecutivo quiere trabajar con "transparencia informativa y rigor".

A su juicio la asunción de responsabilidades políticas y las vidas humanas no son dos "magnitudes comparables" y ha señalado que que la tarea del nuevo comité creado hoy es "trabajar para cuidar lo mejor posible a Teresa Romero y a todos los demás y hacer las cosas bien".

"El puesto político de los que estamos gestionando esto me parece lo menos importante, al menos el mío", ha concluido Sáenz de Santamaría .