Hoy

La filial china de GSK, multada con 380 millones de euros por pagar sobornos

Cartel de GlaxoSmithKline (GSK) en el exterior de la fábrica de GSK en Shanghái.
Cartel de GlaxoSmithKline (GSK) en el exterior de la fábrica de GSK en Shanghái. / Efe
  • Cinco empleados de la farmacéutica han sido condenados a penas de dos a cuatro años de cárcel, aunque no tendrán que ingresar en prisión

La filial china de la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) ha sido condenada hoy a pagar una multa récord de 3.000 millones de yuanes (cerca de 380 millones de euros) por pagar sobornos, han informado medios oficiales.

El expresidente de GSK en China, el británico Mark Reilly, y "otros responsables" han sido condenados a penas de prisión "de dos a cuatro años", según la agencia Xinhua. Reilly se beneficiará de una suspensión de pena pero será expulsado del país, añade este medio estatal, sin más precisión.

Las autoridades chinas acusan a GSK de haber sobornado a funcionarios, firmas del sector farmacéutico, jerarcas de hospitales y médicos para estimular la venta de sus productos en el país.

Un tribunal de Changsha ha dictaminado que el fabricante "ofreció dinero o propiedades a personal no gubernamental para obtener ganancias comerciales impropias, y es culpable de haber sobornado a personal no gubernamental", ha admitido GSK en un comunicado. "Las actividades ilegales de GSKCI (filial en China, ndlr) suponen una clara violación de los procedimientos en nuestra gestión empresarial, y son totalmente contrarios a los valores y normas exigidas a los empleados de GSK", añade el comunicado.

Temas