«Sabemos lo que es verse calva»

Desde los 18 años Leah P. sabe lo que es convivir con el cáncer. Vive en una zona rural de Alabama (Estados Unidos). Por eso conocía a muchas mujeres con las que coincidía en la consulta. «Al descubrir que fui diagnosticada a una edad tan temprana, sus caras se congelaban y me preguntaban si estaba diciendo la verdad. ¡Como si fuera a mentir sobre algo así!», argumenta.

Sigue sin olvidar su primera sesión de quimioterapia: «No creo que pudiera estar más asustada. Todo parecía y olía muy extraño. Las mujeres mayores con pelucas y bufandas me miraban como preguntándose qué hacía yo allí. Pronto me convertí en una de ellas, pero nunca fui con peluca a la 'quimio'. Todas sabemos cómo se ve una calva. Era una mujer de 55 años en un cuerpo de una de 18», asume.

Su mastectomía derecha «fue bien» hasta que miró hacia abajo y vio «una abultada cicatriz». Durante seis meses tomó una inyección para proteger sus ovarios. «Me dejó con menopausia temporal y no me sentía como una mujer. Estuve un año solo con un pecho. Lloraba cuando no podía llevar un bañador o un vestido». Hoy es feliz. Vive, y gracias a The Scar Project muchas mujeres le han enseñado que «no estoy sola en esta batalla».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos