Respuestas sobre el fraude del atún rojo

El fraude del atún rojo ha puesto este producto en el punto de mira de los productores tradicionales y de las autoridades sanitarias

ABC

Desde hace más de dos años el atún rojo, un producto tan valorado en gastronomía como escaso, está en el punto de mira de los productores tradicionales y de las autoridades sanitarias por el fraude de otros atunes que se venden como rojos

-¿En qué consiste el fraude?

-En vender como frescos lomos de atún descongelados que no han sido sometidos a un proceso de conservación conforme a la ley, y que además son adulterados con aditivos para dotarles de la apariencia de un pescado recién capturado. Esto permite venderlo a un precio más elevado y puede llevar a casos serios de intoxicación alimentaria. Según la ley europea, el producto debe ser conservado a 18 grados bajo cero si se va a vender como fresco. Si se mantiene a menos temperatura, solo puede venderse en conserva.

-¿Cuándo se destapa?

-La investigación se inició el pasado mayo tras la alerta sanitaria emitida por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), por la intoxicación por histamina en el consumo de atún, comprado en estado fresco-descongelado a una empresa del Levante almeriense, dedicada a la compra, venta y elaboración de este producto.

-¿Cuántas personas se han intoxicado?

-El Ministerio de Sanidad ha confirmado la intoxicación en lo que va de año de 154 personas en España, uno de ellos en Extremadura, y en otros países europeos por consumir atún español en malas condiciones y que, al menos 105 casos, están relacionados con productos de la marca almeriense Garciden.

-¿Cuáles son los síntomas?

-Los afectados por estas intoxicaciones histamínicas pueden padecer episodios leves de picores de garganta, rubor y sudor facial, nausea y vómitos, cefaleas y eritema cutáneo.

-¿Qué pasa con los responsables?

-La Guardia Civil investiga a siete personas como presuntos responsables de la intoxicación alimentaria por histamina de 105 personas en distintas regiones del país tras consumir atún, que procedía de una empresa del Levante de Almería. El Instituto Armado les imputa un delito contra la salud pública con productos alimenticios, otro de falsedad documental y un delito relativo a los consumidores, según informó en un comunicado.

Más información en ABC.es

Fotos

Vídeos