REALIDAD VIRTUAL La gran oportunidad de futuro para el sector del videojuego

«Hemos perdido el tren de los móviles y de las tiendas online, pero en realidad virtual podemos destacar». La apuesta de Carisio es clara. Los grandes titanes de la industria ya han mostrado sus cartas: Microsoft lleva desde 2015 dando guerra con sus Hololens -una suerte de casco-gafa que mezcla la realidad con gráficos digitales- mientras que Apple, con su ARKit -la misma idea que Microsoft, pero en la pantalla del teléfono-, y Google, con su ARCore -en la misma línea que Apple-, lanzaron su órdago este año. Tampoco Sony, ni HTC, ni Samsung han querido perder su trozo del pastel y tienen sus propias propuestas. Sin olvidar a Facebook, que en 2014 y por 2.000 millones de dólares (1.450 millones de euros) adquirió Occulus, la empresa pionera en esta tecnología. El precio de la realidad virtual se ha democratizado mucho, pero le falta el condimento necesario para triunfar: buenas aplicaciones y juegos. A excepción de Pokémon Go, el gran éxito del verano pasado, de momento pocas apps sacan provecho de la realidad virtual, una oportunidad de oro para los estudios españoles. «Hay poca competencia y se monetiza fácil», sentencia Carisio.

Fotos

Vídeos