Investigan al padre de un niño de 12 años por dejarle conducir su taxi

Imagen de archivo de un taxi./HOY
Imagen de archivo de un taxi. / HOY

Tráfico advierte de que este tipo de conductas están penadas con prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con trabajos en beneficio de la comunidad

EFE

Agentes de la Guardia Civil del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de Galicia han investigado esta semana al padre de un menor de 12 años por facilitarle su taxi para conducir en Ordes (A Coruña).

Los hechos ocurrieron el pasado 19 de agosto en el Área de Servicio de Ameixeira, situada en el kilómetro 39,500 de la AP-9, en el término municipal de Ordes (A Coruña), informa hoy Tráfico en un comunicado.

Varias personas observaron cómo un menor de edad, de entre 10 y 12 años, circulaba solo al volante de un vehículo de servicio público 'Taxi', marca Peugeot, modelo 508, por el interior del área de servicio, mientras un adulto y otro menor de unos 16 años lo observaban desde fuera, detalla el relato de los agentes.

Testigos de lo ocurrido alertaron al Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de A Coruña pero se ausentaron del lugar antes de que llegaran las patrullas; tras las correspondientes investigaciones, fuero localizados uno en Santiago de Compostela y otro en Reinosa (Cantabria).

Por las pruebas aportadas y sus manifestaciones, se concluyó que el vehículo que conducía el menor se trataba de un taxi a nombre de un vecino de El Higuerón (Córdoba), y que las personas que lo observaban eran su padre, titular del vehículo, y un hermano del mismo de 16 años.

Las diligencias por estos hechos finalizaron el pasado 8 de noviembre, tras la toma de declaración en calidad de investigado al titular del vehículo y padre del niño como cooperador necesario para la comisión de un delito contra la seguridad vial por parte de su hijo de 12 años, sin responsabilidad penal al ser menor de edad, al dejarle conducir el coche sin tener permiso para ello.

El hombre admitió los hechos y añadió que no era la primera vez que le dejaba el vehículo al menor para conducir porque no era consciente de que fuese un hecho tan grave.

Las actuaciones, en las que han colaborado agentes del Puesto de la Guardia Civil de Reinosa (Cantabria) y el GIAT del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Córdoba, han sido enviadas al Juzgado de Instrucción de Guardia de Ordes y se han puesto en conocimiento del Fiscal de Menores de A Coruña.

Tráfico advierte de que este tipo de conductas ponen en riesgo tanto al propio menor como a los demás usuarios de la vía, y están penadas con prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.

Fotos

Vídeos