El 'efecto Barbra Streisand' del montaje del Cristo de la Amargura

Las redes sociales se rebelan por la multa de 480 euros a un joven por publicar la imagen de un Cristo con su propia cara

Viernes, 9 febrero 2018, 13:12

La sentencia que ha condenado a un joven por subir a Instagram un fotomontaje del Cristo de la Amargura ha reavivado el debate sobre los límites de la libertad de expresión y lo que algunos han bautizado como "ola de represión" tras casos como las condenas a los músicos Pablo Hasél y César Strawberry o la tuitera condenada por sus chistes sobre Carrero Blanco.

En este caso, la denuncia estaba relacionada con la ofensa a los sentimientos religiosos, una tipificación que, con la jurisprudencia española en la mano, suele resultar en el archivo de la denuncia cuando el magistrado entiende que no ha habido burla, sino crítica. Tal fue el caso del cantante Javier Krahe y su cortometraje 'Cómo cocinar a un cristo'; el cómico Leo Bassi y su parodia de Juan Pablo II en un campus universitario; los humoristas Gran Wyoming y Dani Mateo por su 'sketch' sobre el Valle de los Caídos; o la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, y su protesta en la capilla de la Univesidad Complutense.

No ha sido el caso del juzgado de lo Penal de Jaén, que ha decidido condenar al joven al pago de una multa de 480 euros como autor de un delito contra los sentimientos religiosos por un fotomontaje que hizo con su cara sobre una imagen del Cristo de la Amargura, popularmente conocido en la Semana Santa de Jaén como El Despojado. La sentencia se dictó el miércoles en el juzgado de viva voz al declararse el acusado culpable y mostrar su conformidad con la pena, lo que de hecho llevó a rebajar la petición inicial del Ministerio Fiscal, que solicitaba una multa de 2.160 euros, sustituible por 180 días de prisión.

«¿Qué fue de la libertad de expresión?»

El número creciente de condenas y de investigaciones en curso aún por resolverse, lleva a cuestionarse si la libertad de expresión tal y como se ha entendido en los últimos años está en peligro. En este sentido, el presentador Jesús Vázquez ha recordado una portada que él mismo protagonizó hace 18 años "sin ningún problema", según recuerda, y en la que aparecía caracterizado con una corona de espinas. Otros alertan de que obras como la película 'La vida de Brian', clásico ejemplo de crítica ácida, podría ser ahora considerada delito contra los sentimientos religiosos.

Efecto Barbara Streisand

En el caso del fotomontaje, los hechos se remontan a abril de 2017, cuando la cofradía pidió al joven en varias ocasiones que retirara la imagen publicada en la red social Instagram y, al no obtener resultado, decidieron llevar el caso a los tribunales. Según recogió la Fiscalía en su escrito de calificación provisional, el fotomontaje resultó ser una "vergonzosa manipulación del rostro de la imagen", lo que que evidenciaba un "manifiesto desprecio y mofa hacia la cofradía con propósito de ofender".

El proceso judicial, sin embargo, ha logrado precisamente lo contrario a lo que pretendía la cofradía jiennense, generando un 'efecto Barbra Streisand' de libro (la actriz exigió en 2003 que se retirase una foto aérea de su casa y lo que consiguió fue que la imagen se hiciera viral). La imagen ha sido replicada en los medios de comunicación y, en las redes sociales, usuarios, humoristas, periodistas e incluso el exletrado del Constitucional Joaquín Urias han protestado por la decisión judicial, llegando a recrear la imagen con su propio rostro en solidaridad con el condenado.

Secciones
Servicios