Las condiciones meteorológicas retrasan un día el lanzamiento del satélite español PAZ

El satélite de observación español Paz./Efe
El satélite de observación español Paz. / Efe

Los «vientos en altura» han impedido que un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX haya podido poner en órbita el satélite desde la base militar de Vandenberg, en California

JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Tampoco hoy ha sido el día. Tras varios intentos fallidos, de nuevo el satélite español de observación PAZ no ha podido ser lanzado este miércoles desde la base militar de Vandenberg (California) por problemas técnicos.

La previsión era que el lanzamiento se llevase a cabo a las 6:17 hora local (15:17 hora penínsular), pero finalmente ha sido aplazado 24 horas tan sólo seis minutos antes de la hora prevista. "Nosotros controlamos la tecnología pero no podemos controlar la meteorología", ha señalado el presidente del consejo de administración de Hisdesat -propietaria del satélite-, Santiago Bolíbar, que ha aludido a los "vientos en altura" como la causa del aplazamiento.

Construido por Airbus Defence and Space, el lanzamiento de PAZ al espacio acumuló cuatro años de retraso debido a los problemas surgidos con el lanzador ruso Dnepr-1 contratado inicialmente y que tuvo que ser anulado en 2016 como consecuencia del conflicto en el este de Ucrania.

Unos retrasos a los que hay que sumar los cuatro que se han producido en el último mes. Primero se iba a efectuar el 30 de enero; después se retrasó diez días. Se programó para el día 17 de febrero. Tampoco pudo ser. 24 horas después debía partir, pero no se pudo concretar por culpa de nuevos test de verificación que debía llevar a cabo SpaceX. Por último, las condiciones meteorológicas adversos han impedido este miércoles el lanzamiento.

SpaceX de Elon Musk

Un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX -la empresa de Elon Musk- será el encargado de poner en órbita al satélite, un dispositivo con tecnología radar y de misión dual para aplicaciones militares y civiles. Entre los posibles usos de PAZ destacan, por ejemplo, la vigilancia de la superficie terrestre, la cartografía de alta resolución, el control fronterizo, el soporte táctico en misiones en el extranjero, la gestión de crisis y riesgos, la evaluación de catástrofes naturales, el control medioambiental y la vigilancia del entorno marítimo.

El satélite pesa unos 1.400 kilogramos y mide 5 metros de altura por 2,4 metros de diámetro, está configurado para poder dar quince vueltas diarias a la Tierra a una altura de 514 kilómetros y está diseñado para una misión de 5 años y medio de duración. Dada su órbita cuasi-polar ligeramente inclinada, cubrirá todo el globo con un tiempo medio de revista de 24 horas.

Creado por los Ministerios de Defensa e Industria, Comercio y Turismo, permitirá a España contar con un sistema de radar de apertura sintética (SAR) en Banda X militar capaz de obtener hasta cien imágenes diarias de una superficie terrestre de más de 300.000 kilómetros cuadrados, con una resolución de hasta un metro, que permitirá la obtención de instantáneas diurnas y nocturnas bajo cualquier condición meteorológica.

El programa incluye las Estaciones de Control y Seguimiento, que estarán localizadas en Torrejón de Ardoz (Madrid) y Maspalomas (Gran Canaria) y los centros de procesado y almacenamiento de los datos, situados en las ubicaciones anteriores y en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz.

Tecnología «genuinamente española»

El consejero delegado de Hisdesat, Miguel Ángel Panduro, ha asegurado este miércoles que el satélite permitirá a España "mejorar muchísimo en lo que confiere a inteligencia en el ámbito de la Defensa y la Seguridad".

Panduro ha destacado la tecnología "genuinamente desarrollada por empresas españolas", al tiempo que ha hecho hincapié en que con ésta España se va a unir a un "escaso grupo de países", entre los que ha señalado que están Alemania e Italia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos