El cangrejo mutante

El cangrejo jaspeado es muy habitual en los acuarios ornamentales. La Unión Europea ha prohibido su comercialización :: r. c./
El cangrejo jaspeado es muy habitual en los acuarios ornamentales. La Unión Europea ha prohibido su comercialización :: r. c.

Asombro entre los científicos ante el avance de un crustáceo que se copia a sí mismo. «Es la invasión de los clones, como la oveja 'Dolly' pero sin tecnología»

ANTONIO CORBILLÓN

Suena a argumento de película de alienígenas. Un cangrejo mutante, que se clona a sí mismo, escapa de los acuarios en los que era una mascota decorativa y comienza una invasión global. Ahora hay miles de millones por todo el mundo. En Europa están por todas partes pero aún no son una plaga como en Madagascar, donde ya ocupan más de 100.000 kilómetros cuadrados en zonas acuáticas.

Los científicos no disimulan su asombro después de que la pasada semana la revista 'Nature Ecology and Evolution' hiciera pública la secuenciación del genoma del cangrejo jaspeado (Procambarus virginalis). Sus autores descubrieron que este crustáceo decádopo (10 patas) lleva tres copias de cada juego de 92 cromosomas en lugar de las dos habituales (una masculina y otra femenina). Esa tercera es la que le permite la autorreproducción sin necesidad de apareamiento. Y lo hace desde el sexo femenino de su primera división.

ANTECEDENTES

Extraño, pero menos
Los científicos han documentado hasta ahora algunos casos de clonación de seres vivos, aunque centrados en su mayor parte en el hermafroditismo de pequeñas especies. Las esporas de mar figuran entre los organismos más activos, aunque también las hay de sexos separados. Las tenias (largos gusanos parásitos del aparato digestivo, también del humano) sueltan un segmento de su cuerpo que, si es ingerido por otro animal, es capaz de clonarse. Los áfidos (insectos) y las avispas de las agallas también han desarrollado una doble capacidad para reproducirse de forma convencional o por mutación individual.
Las medusas
También llamadas aguamalas, pueden reproducirse de forma asexuada por gemación: el organismo progenitor se divide y las partes separadas comienzan a hacer vida propia.
Sorprendente lagarto
En 2010 se descubrió que la hembra del lagarto Leiolepis ngorantrii, habitual en el delta del Mekong (Vietnam) pero entonces desconocida, había aprendido a clonarse.

Frank Lyko, un biólogo molecular del Centro Alemán de Investigación contra el Cáncer, ha encabezado el estudio. Sabía de esta especie desde 1995, cuando un criador aficionado en acuarios le llevó unos ejemplares que había comprado en una feria alemana. El hombre había adquirido los llamados 'cangrejos de Texas' de un comerciante de Estados Unidos. Al descubrir lo rápida y eficientemente que colonizaron su pecera, los distribuyó por las redes de aficionados.

Tras publicar su estudio, Lyko habla en el blog de 'Nature Ecology and Evolution' de «la invasión de los clones». «Es como la oveja 'Dolly' (clonada de una célula adulta en 1996) pero sin biotecnología», sentencia el investigador del Departamento de Conservación Biológica del CSIC en Doñana, Miguel Clavero Pineda.

Un misterio y un caso excepcional de animal que funda su propia especie y ahora coloniza por miríadas todo curso de agua al que logra llegar. La primera descripción científica del cangrejo jaspeado se conoció en 2003 cuando un trabajo en 'Nature' probó que todos los miembros de las especies observadas eran hembras. Posteriores estudios completaron el diagnóstico de su total ausencia de diversidad genética. Todos son exactamente iguales. Quince años después, llega por fin la secuencia de su genoma.

La teoría es que, tras un apareamiento convencional, una hembra sufrió una mutación de la célula sexual de forma que el matiz macho-hembra se perdió en un embrión de cangrejo femenino con tres copias de cada cromosoma.

«Es apasionante y preocupantes a partes iguales cómo ha surgido -reflexiona Clavero Pineda-. Pensar que es una línea asexual que ha dado lugar a un clon con capacidad para adaptarse y, por otro lado, que podría generar los mismos efectos negativos que el cangrejo rojo». Esta última especie la conocen bien en las marismas de Doñana, donde su voracidad ha transformado los equilibrios con otras especies. De hecho, Frank Lyko reconoce en su informe que «detener a estos cangrejos es casi imposible». En Madagascar su población se ha multiplicado por cien en diez años.

A la venta en internet

Estos animalitos acuáticos se alimentan de hojas de cualquier vegetal en descomposición, caracoles, crías de peces e insectos pequeños. Más allá de un proceso en apariencia natural, las organizaciones ambientales achacan parte de la responsabilidad de su invasión en la falta de control de la venta y tráfico de especies. Ya han sido detectadas importantes colonias en Asia, África, Este europeo (Ucrania, Rusia...) y América.

«La normativa europea es aún incipiente y no hay seguimiento de la venta de especies, se imponen los intereses comerciales de los acuarios», lamenta el coordinador de Amigos de la Tierra, Alejandro González. En este entidad creen que la sociedad «no ha asumido que hay unos pasos muy concretos a analizar antes de introducir una nueva especie. Y añadamos a todo eso el cambio climático».

Es peor que eso. La venta de cangrejos jaspeados fue prohibida hace tiempo en la Unión Europea y Estados Unidos. Pero es muy fácil comprarlos por internet. «Oferta limitada: 10 cangrejos de río de la clonación jaspeado. 50,99 dólares» (unos 40 euros), ofrecía ayer mismo el portal eBay. Hay docenas de ofertas que varían en función del número de ejemplares.

El equipo que ha diseccionado el genoma de este crustáceo está formado por expertos en la lucha contra el cáncer. Frank Lyko y sus colegas tienen la esperanza de que esta reproducción por partenogénesis (nacimiento de individuos a partir de una célula) ayude a explicar cómo se extienden por el cuerpo las células cancerígenas. «Los genomas tumorales también evolucionan clonalmente porque proceden de una única célula original», sostiene Lyko. Los científicos creen que la unión de las moléculas del cangrejo a su ADN para impulsar su desarrollo podría ser similar a las que propagan el cáncer. Sería lo positivo de lo que ahora avanza como una película de terror.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos