Hoy

300 personas levantan a pulso la pieza principal de las Fallas de este año

300 personas levantan a pulso la pieza principal de las Fallas de este año
  • La instalación de la pieza principal ha durado aproximadamente 45 minutos

Cerca de 300 personas han levantado a pulso la pieza principal de la falla municipal de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, un pirulí de 41 metros de altura, recuperando una técnica tradicional casi perdida, "al tombe", para simbolizar el esfuerzo colectivo que caracteriza a estas fiestas. "Es una cosa de locos, pero es que yo soy muy loco", bromeaba en una conversación con EFE el artista fallero Manolo García durante los preparativos de esta singular e histórica plantà, que afrontaba como un reto personal y con "mucha ilusión" porque rememora el método manual con el que antiguamente se levantaban las fallas.

El artista fallero ya realizó una prueba de la técnica "al tombe" el pasado mes de diciembre en las puertas de su taller, y como medida de seguridad hoy dos grúas han apoyado las maniobras, realizadas a pulso, "centímetro a centímetro", y con ayuda de poleas, palos y cuerdas. También se ha establecido un radio de seguridad de 60 metros, y los voluntarios han seguido minuciosamente las órdenes del artista fallero y de sus ayudantes durante los cerca de 45 minutos que ha durado la instalación de la pieza principal, de 41 metros de altura, que representa el pirulí o torre de comunicaciones que diseñó Santiago Calatrava para la ciudad y que nunca llegó a materializarse.

"Misión cumplida. Lo tenías todo calculado a la perfección. Ha sido una maravilla", ha felicitado el alcalde al artista fallero tras la alzada de la figura, que ha sido ovacionado por los centenares de curiosos que han seguido los trabajos.

La falla municipal de 2017 es además la más alta de la historia de las Fallas de València, con 41 metros, y como temática recupera la sátira aguda, el esfuerzo colectivo y la participación, símbolos de los orígenes la fiesta. El monumento, realizado con vareta, pesa 1.800 kilos y tiene como título "València, Ca la trava" ("Valencia, la casa las trabas", en castellano) con el que se hace una sátira humorística a todos los obstáculos que ha sufrido la ciudad en su desarrollo social y urbano, con el "pirulí" de Calatrava como protagonista. Junto a García, en la construcción de la falla ha trabajado un equipo de reconocidos y premiados artistas falleros como Manolo Algarra, Julio Monterrubio, Manolo Martín Huguet y Paco Pellicer.