Hoy

ANTECEDENTES

Sarajevo y Atenas, otros cementerios de hormigón

El estado de abandono que presenta la villa olímpica de Río de Janeiro no es una excepción. 33 años y una guerra después, las instalaciones de Sarajevo en las que se midieron los mejores deportistas de invierno del momento se asemeja a un cementerio de hormigón. Aunque de construcción bastante más reciente, las que se levantaron para 'Atenas 2004' también han sucumbido al olvido. Rodeado por un descolorido graderío azul, el campo de béisbol se erige en metáfora amarga de una derrota social. Donde los peloteros cubanos saborearon la victoria, cientos de refugiados se guarecen de la frialdad de Europa doce años después. Con este reguero de complejos desguazados, el COI podría haberse propuesto «corregir su ideario para adaptar los Juegos a las ciudades y no al revés». Eso asegura Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español y máximo responsable en su día del fallido 'Madrid 2020'. «Es la filosofía en torno a la que giraba la candidatura española para acoger los Juegos ese año y la que destacamos cuando la presentamos, en 2013. No ganamos pero, al año siguiente, el COI la incluyó en su Agenda 2020», recuerda.