Hoy

El hombre que construyó su propio catamarán en Gerona parte rumbo a Panamá

El hombre que construyó su propio catamarán en Gerona parte rumbo a Panamá
/ Archivo
  • Pepe Soto ha empleado tres años en la fabricación de la embarcación en el patio de su casa para realizar un viaje de seis meses

Pepe Soto, un vecino de Castellfollit de la Roca (Gerona), ha partido hoy desde el puerto de Roses rumbo a Panamá después de haber empleado casi tres años en construir con sus propias manos un catamarán en el patio de su casa, un viaje en el que calcula que empleará entre cinco y seis meses.

De acabar la travesía, Pepe Soto, de 60 años, cumplirá su sueño de atravesar el Atlántico con un bote construido por él mismo, para lo que ha contado también con la ayuda de muchos de sus vecinos y con una campaña de micromecenazgo.

El catamarán, de 9,60 metros de eslora y casi 5 metros de manga, construido con fibra de vidrio, lleva precisamente el nombre de Castellfollit. Medio centenar de amigos y vecinos de Castellfollit de la Roca se han reunido esta mañana en el muelle de Santa Margarida de Roses para despedir a Pepe Soto y desearle suerte en su largo periplo.

Antes de enfrentarse al reto de atravesar en solitario el Océano Atlántico, Soto tiene previsto hacer escala en las Baleares, el Cabo de Gata y en el Estrecho.

Marcapasos y cáncer

Nacido en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), Pepe Soto se instaló hace 25 años en Castellfollit y ha trabajado como cocinero en distintos restaurantes de las comarcas gerundenses. Soto lleva un marcapasos y padece un cáncer que se le ha reproducido tres veces, pese a someterse a sesiones de quimioterapia.

Hace unos meses se le terminó el dinero para el barco y pensaba que no iba a cumplir su sueño, pero su aparición en el programa de TV3 'El foraster' el pasado 20 de enero hizo que se disparara la solidaridad y una campaña de micromecenazgo consiguió recaudar más de 12.000 euros, mientras algunas empresas le ofrecieron material gratis y el traslado del catamarán hasta el puerto.

El vecino de Castellfollit tiene experiencia marinera, pues ha navegado en diversos barcos de vela y en una isla mexicana estuvo trabajando en un desguace de barcos e hizo de guía para turistas en veleros.

Esta experiencia le sirvió para animarse a construir el catamarán Castellfollit, con el que hoy ha iniciado la fase decisiva de su aventura marítima.