Hoy

Encuentran calcada en una roca de Barcelona la piel de uno de los últimos dinosaurios del planeta

Encuentran calcada en una roca de Barcelona la piel de uno de los últimos dinosaurios del planeta
  • La huella, encontrada en Vallcebre, es el único registro de piel de un animal de esta época en toda Europa

Una investigación geológica de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) con la colaboración de miembros del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y del Museo de la Conca Dellà d'Isona, han descubierto la huella que dejaron las escamas de uno de los últimos dinosaurios del planeta, en apoyarse sobre el suelo en Vallcebre (Barcelona).

El hallazgo ha llegado por casualidad, ya que el propósito era estudiar unas rocas sedimentarias del Cretáceo Superior (una época de hace 66 millones de años) de esta localidad cercana a Berga. El terreno en cuestión pertenece a una zona que en aquella época correspondía a la ribera de un río.

Casualmente, el barro donde quedó impresionada la huella, se cubrió con tierras que han actuado como molde para petrificarla durante miles de años. De esta manera se ha conservado y ahora se puede observar en la roca el relieve de la piel original del animal.

Único en Europa

Por sus características, se trata de un hallazgo único en Europa que data de una época en que vivieron los últimos dinosaurios antes de la extinción, y hay contadas zonas en el mundo con rocas del cretáceo, según cuentan los expertos. En este sentido, Víctor Fondevilla, investigador del área de geología de la UAB, apunta que "el registro fósil de la piel de los últimos dinosaurios es muy escaso y sólo hay algunos yacimientos de características similares en los Estados Unidos y Asia".

Asimismo el hallazgo puede ayudar a entender cómo y por qué desaparecieron, cuentan los geólogos. "Se trata del único registro de la piel de dinosaurio de esta época en toda Europa, y corresponde a uno de los ejemplares más recientes y cercanos a la extinción en todo el mundo", destaca Fondevilla.

Además, desde la UAB remarcan que "la forma de las escamas muestra un patrón característico de la piel de algunos dinosaurios; su forma de roseta con un bulto central en forma de polígono rodeado por otros cinco o seis". Y las escamas son demasiado grandes para el tamaño típico de los dinosaurios carnívoros y hadrosaurios que habitaban la zona hace 66 millones de años.

Es por ello que "probablemente se trate deun gran saurópodo herbívoro, quizás un titanosaurio, ya que se han encontrado huellas de esta especie muy cerca de la roca". Concretamente se han localizado dos, una grande de 20 centímetros de ancho y otra más pequeña de cinco, separadas por un metro y medio de distancia que se sospecha sea del mismo animal.

Más información en ABC.es