Hoy

Un año de cárcel por enviar fotos de su hija a pedófilos

  • La condena ha resultado ser menor de lo que se había previsto en un primer momento

El Juzgado de lo Penal 2 de Granada ha condenado a un año de prisión por posesión de pornografía infantil al acusado de enviar fotos de su hija menor a pedófilos, al considerar que no puede probarse dicho envío porque el procesado no facilitó sus claves de acceso.

Según la sentencia del Juzgado de lo Penal 2 de Granada, M.D.C. ha sido condenado a un año de cárcel por posesión de pornografía infantil ya que no ha quedado acreditado que intercambiara imágenes de su hija, menor de edad, con pedófilos.

La sentencia reconoce que este intercambio no se ha podido comprobar porque el ahora condenado "no quiso facilitar su clave" de acceso a la plataforma usada para enviar las fotos.

La causa, que se juzgó el pasado mes de septiembre, comenzó en 2013 cuando un programa de Estados Unidos alertó del uso de servicios de almacenamiento en la nube Picasa para archivar y distribuir pornografía infantil y, tras un rastreo de la IP que indica la ubicación de la red de internet utilizada, se localizó al acusado.

Se detectó así una conexión en octubre de 2013 con imágenes pedófilas de menores de trece años, a la que se sumó otro intercambio de archivos con una treintena de vídeos el mismo mes.

El acusado realizó además una conexión por videoconferencia a través de la aplicación Skype con un usuario de Brasil, al que envió imágenes de su hija menor junto a otros intercambios, por lo que el fiscal encargado de la causa, Francisco Hernández, dijo que utilizó "como moneda de cambio" imágenes de su propia hija para acceder a contenido pedófilo.

La sentencia argumenta que, como los vídeos no pudieron recuperarse y se desconoce por tanto su contenido, no cabe tipo penal a pesar de que los títulos inducen a pensar que se trata "de este tipo de pornografía".

Durante el juicio, el Ministerio Público elevó de tres a cuatro años de cárcel la petición de condena y agravó el delito por los antecedentes penales del investigado, que fue condenado por abusar sexualmente de una amiga de su hija, también menor, en la vivienda familiar.

La sentencia, contra la que cabe recurso, impone además como medida adicional los cinco años de libertad vigilada que solicitó la Fiscalía y explica que se reconoce "la peligrosidad del procesado", a lo que ha sumado que no mostró arrepentimiento por su posesión de pornografía infantil con imágenes "de contenido atroz" y que además responsabilizó de los hechos a familiares o vecinos.

Durante el juicio, el acusado negó los hechos y explicó que su conexión a internet no estaba protegida por ninguna clave y que "alguien podría haber cogido" las imágenes del ordenador de su mujer para enviarlas, a lo que añadió que tampoco había almacenado o compartido intencionadamente contenido pedófilo ni pornografía infantil.

Temas