Hoy

El G-20 arranca con el pacto climático de EE UU y China

vídeo

Obama y Xi Jinping se estrechan la mano en presencia de Ban Ki-moon. / Foto: How Hwee Young (Efe) | Vídeo: Atlas

  • Obama y Jinping se comprometen a cumplir el Tratado de París en la antesala de la cumbre económica con la vista puesta en los emergentes

Las dos grandes potencias internacionales, y también las que acumulan más del 40% de las emisiones del mundo, Estados Unidos y China, han ratificado el Tratado de París con el que se pretende limitar el calentamiento global. El acuerdo es clave para acelerar la entrada en vigor del pacto, al tratarse de dos territorios clave para su cumplimiento de cara a 2020.

La ciudad china de Hangzhou, donde tiene lugar desde hoy la cumbre del G-20, ha servido de escenario para el estrechamiento de manos de ambos líderes, un acto que anticipa el buen clima en el que se desarrolla el encuentro económico al que también acude el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

A pesar de las reticencias históricas que China había mostrado en torno a la reducción de sus emisiones de dióxido de carbono (CO2), por el impacto que pueda tener en su industria, ambos líderes han sellado el acuerdo en lo que supone uno de los últimos logros del presidente de EE UU, Barack Obama, antes de finalizar su mandado. «Creo que al final se demostrará que ese fue un punto de inflexión para nuestro planeta», indicó el presidente en referencia al acuerdo parisino de diciembre del año pasado, que calificó como «el momento en el que decidimos salvar el planeta».

En una ceremonia con su homólogo Xi Jinping en la ciudad china, donde se celebra el G20, ambos líderes entregaron al secretario general de la ONU Ban Ki-Moon los documentos que oficializan la ratificación. «Han dado un gran impulso para que el acuerdo entre en vigor. Soy optimista sobre el hecho de que podremos lograrlo antes de que acabe el año», afirmó Ban Ki-Moon.

El acuerdo tiene el objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de dos grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales. Para que entre en vigor en 2020, tal y como está previsto, tienen que ratificarlo al menos 55 países que representen el 55% de las emisiones mundiales. De hecho, China todavía produce más del 70% de su energía a partir del carbón y es responsable de cerca del 24% de las emisiones mundiales.

Desde la Casa Blanca indican que Obama aprovechará el G-20 para alentar a otros países, India en particular, a ratificar el tratado. Este «efecto llamada» podría acelerar su entrada en vigor un texto que según el instituto Climate Analytics, 34 países, entre ellos Canadá, Indonesia y Japón, habrán ratificado antes de que acabe 2016.

Temor por Brasil y Rusia

Los países emergentes llegan a esta cumbre del G-20 debilitados económicamente por las crisis de Brasil y Rusia, así como por la ralentización de la propia anfitriona, China. «Estas economías se han estado ralentizando, pero desde un ritmo de crecimiento excepcionalmente rápido en la última década», ha anticipado la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, en un artículo publicado esta misma semana.

Si hasta hace poco el grupo de los BRIC (Brasil, Rusia, India, China) participaban en el encuentro mundial como motores del crecimiento económico mundial, esta vez el resto de gobernantes les señalará como foco de incertidumbre global.