Hoy

WWF denuncia el fracaso de la modernización de riegos en el ahorro de agua

Regadío en una finca de remolacha.
Regadío en una finca de remolacha. / Archivo
  • Según la ONG, desde el año 2000 se han invertido 2.900 millones de euros en 1.470 millones de hectáreas de regadío, que no han mejorado la preocupante situación de ríos y acuíferos

WWF España ha evaluado, a través de los "escasos" datos existentes y pese a la "falta de transparencia del Ministerio de Agricultura y de las Conferencias hidrográficas", la capacidad de los proyectos de modernización de riegos de la última década ante la escasez de agua. Y según la ONG, a pesar de los más de 2.900 millones de euros invertidos desde el año 2000 en la modernización de 1.470 millones de hectáreas de cultivo de regadío, la preocupante situación de ríos y acuíferos no ha mejorado en los últimos años.

España cuenta actualmente con 3.700 millones de hectáreas de regadío, que suponen además el 83% de la demanda de agua, y a pesar de que la inversión en el desarrollo de las explotaciones ha posibilitado una mejora de la productividad del cultivo, su influencia no se refleja en el ahorro de agua. Según Eva Hernández, responsable del programa de agua y agricultura de WWF, esta situación se debe a una disminución del retorno debido a las pérdidas de agua por evaporación y a la falta de regulación en las concesiones a los regantes, en consonancia con el aumento de la eficacia de las cantidades otorgadas.

Los cambios en el patrón de los cultivos, que aumenta el consumo; la mayor densidad de plantas y las dobles cosechas, el aumento de la superficie regada y la reconversión de cultivos a usos recreativos se esconden tras la falta de efectividad en el ahorro de agua a pesar del desarrollo de los sistemas de riego.

Análisis de los proyectos

Según el estudio, que analiza hasta ocho proyectos diferentes, ninguno de los casos estudiados refleja una reducción del consumo y de forma efectiva, se da un progresivo aumento desde el incremento del 4% de la zona del Guadalmellato hasta un 42% de los Riegos del Alto Aragón, al que se une un incremento generalizado del consumo de energía derivado de los nuevos sistemas.

Por tanto, WWF apuesta, en pos de revertir la delicada situación de los recursos, por una planificación integrada del agua, los regadíos y el desarrollo rural, una mejora de la transparencia informativa, la creación de planes de ahorro de agua en función de la cuenca, la revisión de las concesiones a los regantes, el cierre de las explotaciones ilegales, la recuperación de los costes del agua y la mejora en el diseño, ejecución y evaluación de los diferentes proyectos.

Temas