Hoy

Hollande promete una ley sobre la sedación final para una muerte digna

El presidente francés, François Hollande.
El presidente francés, François Hollande. / Efe
  • El presidente francés señala que no contempla dispositivos de eutanasia activa o de suicidio terapéutico

El presidente francés, François Hollande, ha prometido elaborar una ley, al término de un debate público que se lanzará en enero, que ampare la "sedación profunda" para enfermos graves e incurables, con la voluntad de consagrar "el derecho a morir dignamente". Hollande, que no contempla dispositivos de eutanasia activa o de suicidio terapéutico, ha explicado en una declaración en el Elíseo que esa sedación irá acompañada de la detención de cualquier otro tratamiento terapéutico, y se aplicará a quienes manifiesten su voluntad de "no prolongar inútilmente su vida".

En este sentido, ha citado tres tipos de casos que quedarían cubiertos por la futura norma, el primero cuando la muerte se va a producir a corto plazo y el paciente sufre. El segundo será cuando el enfermo decide dar por acabado el tratamiento y eso tiene como consecuencia el fallecimiento a corto plazo. El tercero, cuando la persona no pueda pronunciarse debido a su estado, obligará al médico, tras cumplir un procedimiento, a "suspender o no poner en marcha tratamientos que sólo tendrían como efecto el mantenimiento artificial de la vida". La nueva ley deberá regular la redacción de las "voluntades" que los ciudadanos quieran dejar sobre "cómo desean morir".

Protesta de la Asociación por el Derecho a Morir con Dignidad" en París.

Protesta de la Asociación por el Derecho a Morir con Dignidad" en París. / Efe

Hollande hizo hincapié en que "esas directivas se impondrán a los médicos para todas las decisiones de investigación, de intervención o de tratamiento. Serán directivas obligatorias", pero también "revocables". El presidente socialista, que había prometido durante su campaña una ley de este tipo, consideró que estas propuestas constituyen "avances porque cubren las dos principales lagunas de (la) legislación. Son también propuestas equilibradas y realistas".

"Tratan de calmar el sufrimiento de los enfermos al fin de la vida, respetar su voluntad. Y, por tanto, consagran el derecho a morir dignamente", concluyó. La concreción de la promesa del jefe del Estado se formalizó con motivo de la presentación de un informe que servirá de base al nuevo texto legislativo y que recoge el derecho a "una sedación profunda y continua" hasta la muerte para ciertos enfermos incurables que así lo soliciten.