Hoy

Rivero llama a Baleares a hacer frente común con Canarias contra el petróleo

  • El presidente canario ha acusado al Ejecutivo de Mariano Rajoy de actuar "sin talante, ni respeto, ni lealtad institucional"

El presidente canario, Paulino Rivero, se ha mostrado convencido de que las prospecciones petrolíferas previstas frente a Canarias y Baleares se podrán parar si "todas las islas" se unen y van "de la mano en una lucha común".

En una conferencia que ha ofrecido esta noche en el Club Diario de Ibiza, el presidente canario ha alertado de la intención del Gobierno central de "intentar desunir y separar las posiciones de los dos archipiélagos" y ha recordado a los baleares que la autorización que se acaba de conceder a Repsol para iniciar sus sondeos a 50 kilómetros de Lanzarote y Fuerteventura.

Y, en ese contexto, ha llamado la atención de su auditorio con un conocido refrán: "Cuando las barbas de tu vecino veas pelar...".

El jefe del Ejecutivo canario ha definido la actitud del Gobierno central hacia su archipiélago como de "colonial" y lo ha comparado con "los antiguos imperios que se limitaban explotar a los países africanos llevándose sus materias primas".

Rivero ha acusado al Ejecutivo de Mariano Rajoy de actuar "sin talante, ni respeto, ni lealtad institucional". "Las comunidades autónomas también somos Estado. A las instituciones insulares hay que respetarlas y no tratarlas con desprecio", ha señalado.

Asimismo, ha explicado que se oponen a las prospecciones petrolíferas por "sentido común" y ha subrayado que la principal actividad económica de Canarias y Baleares es el turismo.

Sin embargo, también ha reconocido que las relaciones entre su Gobierno y el balear que preside José Ramón Bauzá (PP) "se han enfriado desde que apareció el petróleo". "Razones de tipo político impiden una alianza que sería definitiva para parar las prospecciones", ha lamentado Rivero, que cree el Ejecutivo de Rajoy ahora quiere ganar tiempo en este asunto hasta las elecciones autonómicas de 2015.

El presidente canario ha cifrado en 60.000 millones de euros los ingresos que genera el turismo en las arcas del Estado, la mitad de los cuales se producen en Canarias y Baleares.

Rivero ha defendido que "el petróleo es una actividad económica coyuntural y a corto plazo", mientras que "el turismo, en cambio, tiene futuro, es una actividad sostenida en el tiempo y que genera bienestar en la sociedad". "No podemos arriesgar esta fuente de riqueza, no tenemos otro remedio que ser firmes contra la actividad petrolera", ha añadido líder nacionalista canario, que cree que turismo y petróleo resultan "absolutamente incompatibles".