Hoy

El 98% de los abortos actuales no estarían incluidos en la nueva ley

  • polémica reforma

  • Como consecuencia, más del 62% de las mujeres terminarían acudiendo a centros clandestinos o viajarían a otro país, según un estudio de ACAI

El 98% de los abortos provocados en España se realizan por razones no relacionados con la salud de la madre, sino económicas, afectivas, laborales o de edad, por lo que ninguno de ellos estaría incluido en la propuesta del Gobierno, según el estudio ‘Condiciones que motivan el aborto provocado y opciones que contemplan las mujeres ante la imposibilidad de interrumpir legalmente su embarazo’ presentado hoy en Madrid por la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI).

Según su presidenta, Francisca García, el PP ha decidido cambiar la legislación porque cree que así reducirá el número de abortos pero "eso es algo que solo se reflejará en el papel" ya que, de acuerdo con su estudio, un 62% de las encuestadas seguirían abortando aunque la 'ley Gallardón' se haga efectiva; un 30,4% continuarían recurriendo a clínicas clandestinas y un 31,6% saliendo a otro país donde la legislación sea más permisiva. Este asunto preocupa mucho a ACAI porque "supone que de los 105.000 abortos al año, 32.000 serían clandestinos, con los riesgos sanitarios que eso conlleva", ha afirmado la presidenta.

La asociación tampoco entiende por qué el Gobierno no está haciendo caso a ninguno de los debates internacionales que está provocando este proyecto de ley. "No sabemos qué más se puede hacer porque no sé quién está a favor de esto", ha señalado Blanca Cañedo, vocal de ACAI por Asturias. "Hemos recibido suficientes apoyos muy importantes como el de Amnistía internacional o el de la Organización Médica Colegial y parece que no sirve de nada", ha añadido.

El aborto en las menores

Por otro lado, las mujeres "que tanto preocupan al PP" de entre 15 a 17 años solo representan el 5% del total, mientras que el 57% de ellas se sitúan en la franja de edad de entre 18 y 30 años. El estudio también señala que el aborto provocado no está vinculado a mujeres sin formación ni empleo ya que el 76,7% de ellas tiene estudios entre la Secundaria y los universitarios, y el 44% están trabajando en el momento de la interrupción.

Blanca Cañedo ha afirmado que "la ley del 2010 está empezando a aplicarse ahora, por ejemplo en los programas de educación sexual" y ha denunciado que la nueva legislación no prevé ninguna medida preventiva de este tipo. El estudio refleja algo "muy preocupante" para ACAI: el 48% de las mujeres no utiliza ningún método anticonceptivo, un 12% más que en 2012, algo que la asociación ve "claramente relacionado con la desfinanciación de la mayoría de los anticonceptivos desde verano de 2013".

Las portavoces de ACAI han afirmado que su objetivo es que este anteproyecto no entre en vigor pero si "por desgracia" finalmente se aprueba "seguiremos apoyando a las mujeres y practicando los abortos que consideremos oportunos, intentando ajustarnos a la ley, y que después los tribunales decidan".