La Junta prohíbe las quemas de restos en el Jerte y Gata tras varios incendios

Imagen del incendio provocado en Navaconcejo a consecuencia de una quema de rastrojos. / BATALLÓN T-15

Medios del Ejecutivo regional y el Estado luchan contra un fuego en Navaconcejo que ya ha quemado 150 hectáreas

ANTONIO ARMERO

La Junta de Extremadura anunció ayer que queda prohibido quemar restos vegetales de cualquier tipo en el Valle del Jerte y la Sierra de Gata. Esta suspensión temporal afecta también a las autorizaciones ya concedidas, de modo que quienes tuvieran el permiso oficial para hacerlas han de saber que ese visto bueno queda sin efecto y, por tanto, no podrán hacer fuego en el campo. Igualmente, se denegarán las quemas ya solicitadas.

La consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio tomó ayer esta decisión en base a un motivo principal: el riesgo de incendio. Precisamente la falta de medidas de protección durante una de estas quemas al aire libre fue la causa del fuego que desde el lunes por la tarde castiga una zona de montaña en el término municipal de Navaconcejo, a unos treinta kilómetros de Plasencia. Ya han ardido unas 150 hectáreas.

Más información

Las llamas obligaron a desplegar en la zona a medios humanos y materiales del Infoex (el plan regional de lucha contra los incendios forestales) y del Estado. La Junta no precisó qué dotaciones trabajaron en la zona. Sí el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), que envió al norte extremeño dos hidroaviones y un Eprif (Equipo de Prevención Integral de Incendios Forestales). Estos últimos grupos están formados habitualmente por cuatro personas (dos ingenieros de montes y forestales y dos capataces) y su finalidad, según el propio Ministerio, es «intervenir en el territorio sobre las causas que generan los incendios forestales». Es decir, sobre las quemas de restos vegetales en este caso.

Medio Ambiente hace «un llamamiento a la responsabilidad de los vecinos de estas comarcas»

El incendio, que anoche seguía activo, afecta principalmente a un área situada en torno a los mil metros de altitud, en el término municipal de Navaconcejo pero próximo al de Rebollar en uno de sus flancos. En el área quemada y los alrededores están las fincas Los Zahurdones, Covacho Peón, Vaherallana, La Lanchuela, Los Desmochones, Las Mirandas o Zorro Madero, entre otras.

La dirección general de Medio Ambiente explicó ayer que la suspensión de las quemas de restos vegetales -no solo las de rastrojos- es temporal y estará en vigor «hasta nueva orden». Además, hizo un llamamiento «a la responsabilidad de los vecinos de estas comarcas para intentar evitar estos incendios que estamos sufriendo». Todo ello debido al riesgo que estas prácticas «conllevan para la propagación de incendios dadas las condiciones meteorológicas actuales», explicó ayer la Junta.

Aunque las temperaturas han bajado en los últimos días, la mayor parte de la vegetación, y en particular el combustible grueso -los árboles, básicamente- sigue estando más seca de lo habitual en estas fechas, pues la lluvia de la semana pasada no ha compensado el déficit acumulado en lo que llevamos de año. De hecho, noviembre es, junto a diciembre y enero, el mes con menos incendios forestales según el balance del decenio 2001-2010 a escala nacional, una verdad estadística que este año, en la región, va camino de romperse.

Fotos

Vídeos