La residencia Mª Ángeles Bujanda de Navalmoral lleva cinco meses sin médico

Ángela, de 83 años, ha escrito la carta «con todo respeto». :: HOY/
Ángela, de 83 años, ha escrito la carta «con todo respeto». :: HOY

Una de las residentes, Ángela Lucas, ha escrito a la Junta de Extremadura pidiendo que se solucione el problema

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Ángela Lucas es una vecina de Navalmoral de 83 años que casi no pudo ir a la escuela, y bien que le hubiera gustado para aprender «como hacen los niños y jóvenes de ahora», como ella misma dice. Aprendió, como tantas mujeres de su generación, de la vida, y lo demuestra en la carta que ha escrito, «con todo respeto», al Gobierno de la Junta de Extremadura pidiendo que solucionen la ausencia de médico que sufre desde hace más de cinco meses la residencia en la que pasa sus días, la María de los Ángeles Bujanda.

«El motivo de hacer este escrito es pedirles no un favor, sino una necesidad, porque llevamos cinco meses sin médico. Ustedes lo tienen que saber. Nuestra directora nos dice que ha puesto interés para que nos manden un médico. Antes lo teníamos. Venía dos días cada semana. El señor se ha marchado, por lo que sea, eso no nos interesa. Es la falta que aquí hace ahora, porque con el cambio del tiempo hay muchos resfriados y catarros y somos personas indefensas».

La octogenaria añade que ojalá pudiesen ir al ambulatorio, «pero ya hemos ido cuando podíamos. Ahora no podemos. Nosotros estamos atendidos en otro sentido. No exigimos demasiado».

Para terminar pide que, por favor, «no tiren el escrito a la papelera, porque ustedes tendrán madre y padre y estarán atendidos, como es habitual. Me perdonen por lo mal escrito y muchas faltas. Tengo 83 años y casi no pude ir a la escuela. Ya me hubiera gustado, como los niños y jóvenes de ahora tienen sus estudios. Eso es suerte de haber nacido mucho después. Bueno, señores, esperamos que este problema se nos arregle lo antes posible».

En la residencia María de los Ángeles Bujanda, con más de tres décadas de existencia y varias carencias derivadas del paso del tiempo, viven 70 residentes, atendidos por una plantilla formada por casi medio centenar de trabajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos