Redecorando Bohonal de Ibor

Los artistas en plena faena en las paredes del pueblo. :: MAF
Los artistas en plena faena en las paredes del pueblo. :: MAF

Ángel Baides y Marta Morales, nieta de bohonalos, son los artistas que transforman muros y paredes Varios rincones lucen murales que conjugan tradiciones y costumbres populares con nuevas técnicas artísticas

MARÍA ÁNGELES FERNÁNDEZ

El cartel de bienvenida al pueblo, ese de azulejos que está en una de las puertas del parque, tiene otro aire desde hace unos meses. Si miras la parte de atrás, las enormes golondrinas pintadas recuerdan que estás en un entorno rural azotado por la migración, pero que sigue muy vivo. El propio parque, área de juegos para los más pequeños y zona de encuentro para quienes ya están más creciditos, también luce distinto. Tal vez más alegre, seguramente más colorido, es probable que más bonito e incluso más divertido.

Un poco más adelante, la parada del autobús acoge un mural en el que una persona, tras las duras labores diarias, se lava los pies en una palangana. Bohonal de Ibor presume de nueva imagen.

«Algunos postes indicativos estaban muy deteriorados y, tras adecentar el parque, pensamos en redecorarlo», explica el alcalde del municipio, Luis Blas Escudero.

«La idea es ir rellenando huecos con paisajes costumbristas, reflejando tareas cotidianas», asegura el alcalde

«La idea es ir poco a poco rellenando huecos con paisajes costumbristas, reflejando las costumbres y tareas cotidianas. Queremos redecorar el pueblo», añade, sentado en un despacho en el que pequeñas réplicas de los murales callejeros encuentran acomodo.

Homenaje al frontón

Unos andamios en la fachada del gimnasio público muestran que están 'faldegando', pero esta vez la pintura no es sólo blanca. Marta Morales y Ángel Baides pintan dos grandes murales que homenajean al frontón, o a la pelota, el popular juego que desde hace décadas, quién sabe cuántas, se práctica cada verano en la plaza del pueblo. Manos que aplauden, cogiendo la pelota o dándose el testigo de un entretenimiento que se juega «desde siempre», porque nadie sabe su punto de inicio. Y todo ello simulando los azulejos de las casas de antaño.

«Es muy positivo que en un pueblo pequeño se apueste por esta forma de arte. Es un aporte estético y cultural», destaca Baides, ilustrador y diseñador gráfico. «Estamos contribuyendo a que sea más agradable a la vista y se recuerden las tradiciones», señala Marta Morales, licenciada en Bellas Artes.

Nieta de bohonalos, explica la inspiración de sus murales callejeros: tradición, legado, herencia... Uno de ellos, que es itinerante, muestra unas manos cosiendo. «Cuando se teje se crean historias. Es un momento de relación entre las vecinas, que representan la tribu, el tejido social perdido en las ciudades», indican los autores, que incluyen una parte social en sus trabajos.

Los azules, recordando que Bohonal está enclavado entre dos ríos, el Tajo y el Ibor, las golondrinas y las manos son recurrentes en la nueva decoración del pueblo. El amarillo, el de la pelota y el sol de verano, prima en el gimnasio. Las nuevas técnicas de arte urbano han encontrado inspiración en la tranquila vida de pueblo.

«Queremos dar un aire diferente», finaliza el alcalde, que ya busca nuevos espacios para redecorar.

Más

Fotos

Vídeos