'Taryala V' reformará los servicios del mercado regional de Trujillo

Dirigentes políticos y directivos del proyecto. :: JSP/
Dirigentes políticos y directivos del proyecto. :: JSP

Esta escuela profesional formará a 15 alumnos durante un año en restauración del patrimonio

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La ciudad continúa con su apuesta por las escuelas profesionales, antes llamadas escuelas taller. Si hace unos días se clausuró una de ellas, Taryala IV, el pasado viernes se puso en marcha otro proyecto formativo de estas características, Taryala V, con la participación de 15 alumnos trabajadores de diferentes edades. Tienen por delante un año para adquirir conocimientos en la especialidad de restauración del patrimonio y otras edificaciones. Este programa cuenta con un presupuesto de 248.283 euros, con una aportación municipal que ronda los 20.000 euros. El resto proviene de la Junta de Extremadura.

El primer mes de trabajo se desarrollará en el aula, situada en el antiguo matadero. Una vez adquiridos una serie de conocimientos, comenzará el trabajo real, que se compaginará con la teoría. Una de las primeras tareas programadas es la reforma de los servicios del bar del Mercado Regional de Ganados, instalaciones que son de propiedad municipal. El alcalde, Alberto Casero, que estuvo en la inauguración de este proyecto, reconoció que es necesaria esta actuación, porque «están en un estado bastante malo», además de que son muy utilizados. Reconoce que existen quejas por esa situación. Asimismo, afirma que le gustaría hacer reformas en el propio bar. En este caso, cabe la posibilidad de que se puedan hacer con fondos propios y por fases.

'Taryala V' también acometerá obras en un tramo de la muralla del Patio de San Pablo del castillo, derruido en 2015. Igualmente, se harán mejoras en la cubierta de la sede de la Denominación de Origen Queso Ibores, que no está en las mejores condiciones.

Junto a estos trabajos, como ya es tradicional, se impartirá formación complementaria a través de una serie de módulos, como orientación laboral, alfabetización tecnológica, medio ambiente y prevención de riesgos laborales, entre otros. Además, se tiene que enseñar a realizar un proyecto emprendedor, según fuentes de la dirección. Todo ello se unirá a una formación de competencias básicas para ayudar a que se saquen el graduado escolar las personas que no lo tengan.

El alumnado que termine esta formación obtendrá dos certificados de profesionalidad de albañilería. Casero señala la importancia que tiene este tipo de acreditaciones, porque, a partir de 2020, toda persona que no tenga un título de estas características, no podrá trabajar, al menos, en la administración pública.

Según el alcalde, tal es la importancia de este tipo de títulos que, después de cinco ofertas para cubrir 23 puestos de ayuda a domicilio en el Ayuntamiento, no se han podido cubrir esas plazas con personas de Trujillo que tuvieran ese certificado de profesionalidad para desempeñar esta función. Por ello, se ha tenido que ampliar la oferta a poblaciones de la comarca. «Aún así, nos queda por encontrar una persona», añade el primer edil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos