La mujer del obrero extremeño desaparecido: «No pierdo la esperanza, porque sé que es fuerte»

Florentina Arroyo, en el centro, junto con sus vecinas Inocencia y Elvira. En el círculo, José María Sánchez Tejeda / DAVID PALMA

Malpartida de Plasencia acompaña a la esposa del obrero desaparecido en el derrumbe de Madrid «en unos momentos muy difíciles para nosotros»

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

La angustia llegó con una visita la tarde del martes y desde entonces se ha instalado y crece en la calle Gómez de la Rúa de Malpartida de Plasencia. Allí, la vivienda de Florentina Arroyo es un ir y venir de familiares, amigos y vecinos. Todos quieren saber cómo se encuentran la mujer y la hija menor, la única de las dos que tiene el matrimonio que vive en el hogar familiar, de José María Sánchez Tejeda, el obrero de la localidad desaparecido en el derrumbe del edificio de Madrid.

Más información

A sus 56 años, lleva toda la vida dedicado a la construcción. La larga crisis que ha golpeado con fuerza a este sector le ha generado, como a otros muchos, épocas sin empleo. «Llevaba dos meses más o menos sin trabajo y, por eso, cuando recibió la llamada para empezar en Madrid, se entusiasmó», afirma su mujer, Florentina. «Estaba muy ilusionado con el nuevo trabajo, claro», ahonda su hija Milagros, de 18 años.

Esta era su tercera semana en la obra de la calle General Martínez Campos, en el distrito de Chamberí de la capital española. En ella, la empresa Tygma, la que ha contratado a José María, se estaba ocupando de vaciar el inmueble que iba a ser rehabilitado, según ha contado a HOY Alejandro Sánchez, gerente de la empresa con sede en Malpartida de Plasencia y delegaciones en Madrid y Andalucía.

Parte del forjado del edificio en obras se vino abajo sobre las cinco de la tarde del martes por causas que se desconocen y los escombros cayeron a un patio interior del inmueble. José María Sánchez Tejeda se encontraba en la quinta planta del inmueble, retirando la carpintería y el mobiliario, cuando se produjo el desplome parcial.

Los bomberos han explicado que no se sabe dónde están «atrapados» / BOMBEROS MADRID

Había viajado hasta Madrid el día antes, el lunes, como otros vecinos de Malpartida de Plasencia, una localidad de más de 4.600 habitantes donde la construcción tiene un peso fundamental en la economía local. «Y tendría que volver el jueves, como las dos semanas anteriores, para estar en casa hasta el lunes siguiente, cuando se volvería a ir», relata Florentina Arroyo.

Sin embargo, esta semana la rutina se han truncado. «Uno de los responsables de Tygma vino a vernos la tarde del martes y nos comunicó lo que había ocurrido en la obra, que se había producido un derrumbe y que mi marido estaba desaparecido», recuerda la esposa de José María. En este momento la angustia llegó a su casa y la incerdumbre avanza a medida que pasan las horas y que su marido sigue desaparecido, junto con otro obrero, Agustín Bello Moreno, de 42 años y vecino de Parla.

«Tengo malos momentos, en los que me desanimo, pero otros en los que mantengo el optismismo; no pierdo la esperanza, porque sé que mi marido es un hombre fuerte», afirma Florentina, mientras recibe el abrazo de su hija. «Esperamos que vuelva mañana, que es jueves, como todas las semanas y que nos pueda contar lo ocurrido», añade Milagros.

También las vecinas, además de amigas, que acompañan a la familia en estos momentos duros, «muy díficiles para nosotros», deja claro Florentina. «Pero no, no estamos solas, el teléfono no deja de sonar y viene mucha gente, el pueblo entero, para ver cómo estamos, para acompañarnos». Porque José María es conocido en Malpartida. «Además de cofrade del Nazareno y la Piedad, es un hombre muy sociable», señala su esposa. «Y un hombre muy querido porque es una buena persona, siempre está dispuesto a ayudar a los demás», aseguran sus vecinas Inocencia y Elvira.

El alcalde de Malpartida, Raúl Barrado, ha señalado de hecho que es todo el pueblo el que vive momentos de angustia por la desaparición de su vecino, aunque nadie pierde la esperanza de que los servicios de emergencia, que llevan ya más de 24 horas trabajando en el derrumbe, localicen con vida a José María.

«Esperamos que mis cuñados, los hermanos de mi marido que viven en Madrid y están allí, en la obra, nos llamen pronto para darnos buenas noticias», dice Florentina.

Los bomberos trabajan para intentar encontrar con vida a los dos desaparecidos /
Los bomberos trabajan para intentar encontrar con vida a los dos desaparecidos / / BOMBEROS MADRID

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos