Ocho detenidos por tráfico de drogas, trata de seres humanos y blanqueo en Valencia de Alcántara

GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha interceptado diferentes cantidades de heroína, metanfetamina, cocaína, marihuana, 3.680 euros en efectivo y dos vehículos

REDACCIÓN HOY.ES
REDACCIÓN HOY.ES

La Guardia Civil ha desarticulado un «importante grupo criminal» dedicado al tráfico de drogas en la localidad cacereña de Valencia de Alcántara, así como en municipios cercanos y en Portugal en la operación llamada 'Ishtar'. Ocho personas han sido detenidas por los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y trata de seres humanos con fines de explotación sexual, según indica la Guardia Civil.

A consecuencia de unas investigaciones realizadas por el equipo de la Guardia Civil dedicado a los robos en el campo (Roca), los agentes verificaron que había «al menos un importante punto de venta de drogas en la citada localidad, concretamente en un club de alterne situado en las proximidades a dicha población».

Esta actividad delictiva de tráfico de drogas, en un principio era desarrollada por el responsable del establecimiento, un hombre de 48 años, natural y vecino de Valencia de Alcántara. El detenido utilizaba la actividad del club para enmascarar el punto de venta de drogas que tenía allí establecido, estando al frente del negocio una mujer de nacionalidad rumana y que participaba activamente en todas las acciones delictivas.

A la Guardia Civil le llamó la atención que las personas que visitabane este local permanecían allí poco tiempo, por lo que sospecharon que era para «la adquisición de algún tipo de droga», ya que estos desplazamientos se producían incluso cuando el establecimiento estaba cerrado. Esto, sumado a los antecedentes por tráfico y consumo de drogas del propietario y de las personas que asiduamente lo visitaban, evidenció que «el único propósito era comprar drogas».

Según avanzaba la investigación, la Guardia Civil pudo constatar cómo algunas de las personas que visitaban el club, compraban mayores cantidades de drogas, para posteriormente traficar con estas sustancias en sus lugares de residencia mediante el menudeo, pudiéndose identificar otros tres puntos activos de venta de drogas dentro de la población de Valencia de Alcántara, desvelándose igualmente, la existencia de un grupo criminal integrado al menos por ocho personas, las cuales centraban su actividad principal en el tráfico de drogas

Finalmente, la Guardia Civil decide explotar la operación el pasado día 15 de diciembre de 2017, con el registro de cuatro inmuebles, uno de ellos el club desde el que se hacía el suministro y venta de la droga, y tres viviendas situadas en Valencia de Alcántara. Los agentes detuvieron a ocho personas por los supuestos delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y trata de seres humanos con fines de explotación sexual, así como la aprehensión de 154 dosis de heroína, 88 dosis de metanfetamina, 903 dosis de cocaína, 73,79 gramos de hachís, 104,58 gramos de marihuana, efectos relacionados con el tráfico de drogas, cinco básculas de precisión, 3.680 euros en efectivo y dos vehículos.

La Guardia Civil sospecha, que además de suministrar la droga a los tres puntos de venta de drogas de Valencia de Alcántara, el detenido y supuestamente el mayor distribuidor de la droga, responsable del club, vendía parte de la droga fiada a terceras personas sin recursos económicos, para que pudieran traficar con la misma y cobrarla una vez la hubieran vendido, consiguiendo llegar a más consumidores sin tener que desplazarse al club y conseguir un mayor beneficio económico.

Igualmente, a la par de la investigación por tráfico de drogas, se llevo otra de índole económico sobre los detenidos, pudiendo identificar un «incremento inusual del patrimonio del responsable del club», mediante la compra en efectivo de bienes inmuebles en diferentes localidades del territorio nacional, adquisiciones por las que desembolsó cerca de 500.000 euros, dinero enmascarado como ingresos de la propia actividad del club de alterne, cuando los ingresos correspondían probablemente a los beneficios que le reportaba el tráfico de drogas, comprobándose igualmente, que la encargada del club enviaba importantes cantidades de dinero a Rumanía, según indica la Guardia Civil.

Por otra parte, tanto el responsable como la encargada del club de alterne, han sido detenidos igualmente por un delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, por las pésimas condiciones en las que se encontraban las mujeres que allí permanecían, aunque estaban de forma voluntaria, el establecimiento presentaba numerosas deficiencias higiénico sanitarias para su habitabilidad, siendo controlándolas en todo momento y exigiéndoles comisiones por los servicios que prestaban.

Todos los detenidos, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Valencia de Alcántara, decretando prisión para cinco de ellos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos