Una obra de 5 millones acabará con el 'embudo' de tráfico en el Jerte

El actual puente sobre el Jerte en Cabezuela sólo tiene espacio para un sentido del tráfico y está regulado por semáforos. :: david palma/Gráfico
El actual puente sobre el Jerte en Cabezuela sólo tiene espacio para un sentido del tráfico y está regulado por semáforos. :: david palma

El acceso al nuevo puente de Cabezuela se hará por un vial de medio kilómetro que trasladará la travesía de la N-110 al otro lado del río

CLAUDIO MATEOS PLASENCIA.

Los planes para acabar con el 'embudo' que supone para el tráfico en el Valle del Jerte el puente de Cabezuela del Valle se remontan a 1997, cuando el Ministerio de Fomento elaboró el primer estudio informativo. Ahora, 20 años después, se ha publicado el documento ambiental con los detalles de una obra muy esperada por todos los habitantes del Valle, pero que aún tendrá que esperar hasta que finalice su recorrido administrativo.

El propio Ministerio admite en este documento y en otros previos que el trazado de la N-110 a su paso por Cabezuela tiene «unas características totalmente inadmisibles para una carretera nacional». La travesía que transcurre por el pueblo es enrevesada y estrecha, con curvas pronunciadas y está pegada a las casas. El puente sobre el Jerte es tan estrecho que tiene que regularse con semáforos porque solo permite la circulación en un sentido. El problema es diario para los habitantes de la zona, y se agrava de manera considerable en primavera, cuando la comarca recibe decenas de miles de visitantes durante el cerezo en flor.

El Gobierno puso en marcha el procedimiento para mejorar esta travesía en 2008, pero todo se paró en 2013 a causa, según el resumen que encabeza el documento ambiental, de la «situación económica». Más adelante el proyecto se retomó, dada su complejidad técnica, como una pieza separada de la segunda fase del arreglo de la N-110, la que transcurre entre Navaconcejo y Tornavacas, una obra que se encuentra actualmente en ejecución.

El actual trazado es «totalmente inadmisible para una carretera nacional», según Fomento

La escasez del terreno disponible entre el casco urbano de Cabezuela y la ladera de la sierra hace que sea necesario un importante desmonte para llevar a cabo la mejora de la travesía. Tras barajarse varias opciones, los técnicos se han decantado por la que consideran que tiene un impacto menor en una zona catalogada «de alto valor paisajístico», si bien en el documento ambiental se detallan los diversos daños que se van a causar de manera inevitable tanto al terreno como a la flora y fauna de ribera.

La opción elegida pasa por trasladar al otro lado del Jerte el tramo de la travesía que transcurre paralelo al río, y construir además un nuevo puente y una rotonda. El actual puente se conservará y se mantendrá abierto al tráfico dado «su interés histórico y afectivo para los habitantes de la zona».

Por lo tanto, una vez finalizada la obra, el tráfico que llegue a Cabezuela del Valle desde Navaconcejo recorrerá una parte de la travesía por el casco urbano, y al final de la avenida de Plasencia continuará recto por el puente de nueva construcción hasta el otro lado del río. Ahí los vehículos tomarán la nueva glorieta, que les llevará hacia un vial que transcurrirá durante medio kilómetro en paralelo a la margen derecha del Jerte hasta el lugar donde se encuentra el actual puente, y que será el nuevo trazado de la N-110 a su paso por Cabezuela.

Los técnicos consideran «fundamental» la construcción de la glorieta, ya que de este modo se elimina la curva cerrada que de lo contrario se generaría a la entrada del nuevo puente, y también servirá para reducir la velocidad en el acceso a la población. Además, de esta manera el trazado se convierte en urbano, de modo que «sus características y requisitos pueden resultar mucho más flexibles».

El presupuesto estimado para la obra es de 4,92 millones de euros incluyendo el puente, la glorieta y el nuevo trazado de 0,5 kilómetros por la margen derecha del Jerte. La exministra de Fomento, Ana Pastor, dijo en una visita al Valle del Jerte en mayo de 2016 que el acondicionamiento del tramo entre Navaconcejo y Tornavacas estaría listo en 2017, y después se acometerá el nuevo puente de Cabezuela y la mejora de la travesía. Para más adelante, «la próxima legislatura», según la exministra, está previsto también arreglar el tramo de la N-110 que transcurre desde Tornavacas hasta el puerto del mismo nombre, y que es otro de los puntos que tradicionalmente han convertido en un viaje lento y peligroso el trayecto entre Plasencia y la provincia de Ávila atravesando el Valle del Jerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos