Multa para tres vecinos de Aliseda por pelearse tras una riña de tráfico

La disputa se inició cuando un joven de Aliseda estaba estacionado con su coche impidiendo el paso a una furgoneta

EFE

El Juzgado de lo Penal número 1 de Cáceres ha condenado este miércoles, de acuerdo con las partes, a tres vecinos de la localidad cacereña de Aliseda a sendas multas económicas, que llegan hasta los 500 euros, por delitos de lesiones durante una discusión de tráfico en el área urbana de dicho municipio.

Ambas partes formularon denuncias mutuas tras los hechos sucedidos en mayo del pasado año, cuando, según ha explicado Daniel González, abogado de uno de ellos, un joven de Aliseda estaba estacionado con su coche impidiendo el paso a la furgoneta de su representado, que le advirtió de la situación.

Tras apartar el vehículo, el padre del joven acudió a increparle por las formas a su representado, quien prosiguió la marcha hacia la Plaza de España, momento en que padre e hijo, según González, empiezan a golpearle «sin dejarle ni siquiera bajar de la furgoneta» y a darle puñetazos hasta que acaba en el suelo.

Esto le produjo moratones y contusiones en la cara y hematomas en el abdomen por las patadas, mientras que los otros denunciantes sufrieron fracturas en los dedos que, a juicio de este abogado, vienen causadas por los puñetazos que ellos mismos propiciaron.

Sin embargo, para el abogado de la familia Abel Martín, la fractura del progenitor es provocada porque el denunciante le «agarra y retuerce» el dedo.

«Bien es cierto que se enredan mutuamente el hijo y el denunciante, pero el padre no participa absolutamente», ha expresado, momentos antes de llegar a un acuerdo, Martín, quien defendió que es la otra parte quien inició la agresión, por la que, en principio, solicitaba un año de prisión para su denunciado.

Finalmente, tras el acuerdo en el que se ha renunciado a las indemnizaciones por responsabilidad civil, se impone al conductor de la furgoneta una pena de multa de seis meses por el delito de lesiones menos grave y de un mes por otro leve, la pena mínima en esta tipificación.

Asimismo, padre e hijo son condenados a pagar, cada uno, tres euros diarios, igual que la otra parte, por razón de un mes por un delito leve de lesiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos