Moraleja lamenta la muerte de Victorino Martín, un hijo adoptivo muy querido

Moraleja lamenta la muerte de Victorino Martín, un hijo adoptivo muy querido

El Ayuntamiento de Moraleja le nombró hijo adoptivo en 2015 para reconocer y alabar su labor como embajador de la localidad durante su exitosa trayectoria

EFE

El alcalde de la localidad cacereña Moraleja, César Herrero, ha lamentado el fallecimiento del ganadero de reses bravas Victorino Martín Andrés, hijo adoptivo de la localidad y un hombre «muy querido, que hizo mucho por dar a conocer el municipio fuera de las fronteras cacereñas», ha afirmado.

Más información

Victorino Martín, que el pasado domingo sufrió un «severo accidente cerebrovascular», ha fallecido hoy a las tres de la tarde en su finca cacereña 'Monteviejo' rodeado de sus seres queridos.

El regidor ha transmitido su pésame y el de toda la población a la familia del ganadero, con quien ha mantenido contacto telefónico continuo estos días ante su preocupante estado de salud.

Herrero ha asegurado que Victorino «ha sido siempre muy querido en Moraleja» y ha subrayado que ha sido un hombre que «ha hecho mucho por dar a conocer la localidad, lo que unido a que muchos vecinos han trabajado en sus fincas de ganado bravo, hizo que la relación fuera muy estrecha».

En este sentido, ha recordado que en 2015 el Ayuntamiento de Moraleja le nombró hijo adoptivo, al objeto de reconocer y alabar su labor como embajador de la localidad durante su dilatada y exitosa trayectoria.

El Consistorio otorgó esta distinción al ganadero de Galapagar, cuyas reses pastan en la comarca ganadera de Coria, por su aportación al municipio, en el que lleva afincado más de cincuenta años.

Victorino Martín y Moraleja están unidos por la importancia que tiene el mundo del toro en esta localidad.

Los festejos de San Buenaventura giran en torno al toro y juega un papel destacado el hierro de Monteviejo y sus 'patas blancas'.

Su última aparición pública fue hace escasas dos semanas para recibir, junto a su hijo del mismo nombre y de manos de su majestad el Rey Felipe, el Premio Nacional de Tauromaquia de 2016, que concede el Ministerio de Cultura, en la Catedral de Toledo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos