Denuncian un vertedero a pocos metros de la plaza de España de Navalmoral

La imagen del interior del edificio no puede ser más lamentable. / HOY
La imagen del interior del edificio no puede ser más lamentable. / HOY

Está dentro de un edificio a medio construir en plena calle peatonal, en el que abundan la basura, los gatos y los malos olores

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El vertedero incontrolado que muestra la fotografía se encuentra en el centro del casco urbano, a pocos metros de la plaza de España. Lo que ocurre es que a simple vista no se ve. Pero sí lo ven, y sobre todo lo sufren, los vecinos más próximos, por culpa de otros vecinos que arrojan allí sus basuras sin tener que hacerlo y del propietario del inmueble, que ni lo limpia ni lo cierra para evitar esa situación. El basurero en cuestión está dentro del edificio que empezó a construirse en el solar de la conocida como tienda de los Honorio, muy popular décadas atrás en la población. El antiguo inmueble se derribó para levantar un bloque de viviendas en pleno 'boom' urbanístico, hasta que a la constructora se le acabaron los fondos o el crédito y se quedó a medio hacer junto a la calle peatonal.

Aunque lo peor no es lo que se ve, con ofrecer una pobre imagen, sino lo que no se ve. Las decenas de bolsas de basura y desperdicios arrojados a su interior, que hacen que abunden los gatos, las ratas y los malos olores, siendo un riesgo para la salud. Incluso se asegura que en algunas plantas hay gatos muertos. Pero es que también resulta peligroso, ya que trepando por las escaleras interiores han llegado a robar en el edificio anexo. Sin olvidar, añaden, las bolsas de agua que se acumulan en los dos sótanos que iban a ser los garajes.

Una propiedad privada

¿Y ante todo esto qué pueden hacer los afectados? Parece que poco, más allá de subir fotografías a las redes sociales para denunciarlo o dirigirse al Ayuntamiento y a la Policía Local para pedir que se tomen medidas. Pero es que el Ayuntamiento asegura que tampoco puede dar soluciones, al menos a corto plazo, dado que no puede actuar al tratarse de una propiedad privada.

De ahí que lo primero sea conocer con exactitud quién es su propietario, puesto que unas fuentes señalan a una entidad bancaria, que ésta rechaza, y otras al 'banco malo', al Sareb, para notificarle que lo debe limpiar y mantener. Pero eso lleva un procedimiento, según apuntan, con unos plazos que tienen que cumplirse para no incurrir en una ilegalidad. «La situación es lamentable, eso es evidente. Y no se ha dejado de prestar atención, pero tenemos que seguir el procedimiento», insistieron a HOY fuentes municipales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos