La Diócesis de Coria-Cáceres clausura su XIV Sínodo con 232 propuestas aprobadas

La Diócesis de Coria-Cáceres clausura su XIV Sínodo con 232 propuestas aprobadas

La Diócesis de Coria-Cáceres clausuró ayer en la Catedral cauriense su XIV Sínodo, en el Día de la Inmaculada Concepción, en un acto presidido por el obispo de la diócesis, Francisco Cerro, acompañado del arzobispo de Mérida-Badajoz, Celso Morga, y del obispo de Plasencia, José Luis Retana.

Durante tres años y medio de trabajo, del 16 de abril de 2014 hasta ayer, el Sínodo ha contado con casi 4.000 participantes, 325 grupos sinodales y 5.000 propuestas y enmiendas para los cuatro temas troncales.

Ha tenido cuatro sábados de sesiones de la Asamblea Sinodal Final, con 270 sinodales convocados y 232 propuestas finales aprobadas que conformarán las Constituciones Sinodales, aunque a partir de ahora se denominarán como «disposiciones y orientaciones pastorales», según informa la Diócesis en una nota de prensa.

Estas disposiciones y orientaciones pastorales marcarán el futuro de la diócesis y servirán para el desarrollo de los diversos planes pastorales.

Junto a las Constituciones Sinodales se publicarán próximamente, a modo de introducción doctrinal, los textos de las cuatro ponencias.

El acto de clausura celebrado ayer pudo seguirse en directo por la web del sínodo y de la propia Diócesis, y en el interior del templo, a través de una pantalla dispuesta en el campo de la Virgen, tras el coro.

La nota musical la puso el Coro Diocesano San Pedro de Alcántara y al órgano Francisco Sánchez, y comenzó con la interpretación del Himno del Sínodo, compuesto por el sacerdote Florentino Escribano y que ha acompañado durante más de tres años y medio a la Diócesis en el desarrollo del mismo.

En la Eucaristía, el obispo de la Diócesis de Coria-Cáceres, Francisco Cerro Chaves, hizo varios reconocimientos particulares y, en general, a todos aquellos que han participado en el Sínodo.

En el altar, junto al icono del Sínodo, y numerosos presbíteros ataviados con las casullas que precisamente portaban ese icono, estaban sendas imágenes de San Pedro de Alcántara y la Virgen de Argeme, patronos de la Diócesis de Coria-Cáceres.

El prelado destacó tres claves: «alegría, no tener miedo y creer en el Dios de lo imposible». «Toda la experiencia sinodal ha sido una llamada a la alegría, que ha brotado espontáneamente», dijo.

También aludió al lema de este Sínodo: «Caminamos juntos con Cristo para buscar, renovar y fortalecer la fe», y añadió: «no tengamos miedo a poner en práctica las propuestas». EFE

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos