Mueren un matrimonio y dos de sus tres hijos mientras hacían barranquismo en Jerte

Momento en el que llevan hasta el Consultorio de Jerte los restos mortales de uno de los fallecidos. :: ANDY SOLÉ

Solo el menor de 6 años y el monitor que les acompañaba sobrevivieron a la crecida de agua que les arrastró en el Barranco de los Hoyos

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Un día de absoluta tristeza. En Jerte, donde fallecieron; en Don Benito, de donde eran; y en toda Extremadura, a la que ayer silenció la tragedia.

El matrimonio formado por José García-Margallo Solo de Zaldívar y Macarena Guisado, ambos de 43 años, y sus dos hijas, Lourdes y Macarena, de 9 y 11 años, perdieron la vida este jueves cuando practicaban barranquismo en el Barranco de los Hoyos, en Jerte. El quinto miembro de la familia, Joaquín, de 6 años, resultó herido leve y fue trasladado al hospital Virgen del Puerto de Plasencia, donde recibió también la primera ayuda psicológica.

Porque es el único miembro de esta familia de Don Benito que ha sobrevivido a un accidente marcado por el agua en un día, además, en el que diluvió literalmente en Jerte.

Estaban disfrutando de unos días de descanso. Se habían alojado en unos apartamentos rurales de Navaconcejo, a unos 40 kilómetros de Plasencia, y en la mañana de ayer habían quedado con un monitor para practicar barranquismo en el conocido como Barranco de los Hoyos.

Se trata de una garganta pequeña que nace en el Monte Traslasierra, ubicada en la zona norte de Jerte, que limita con el Ambroz, y que discurre próxima a otra garganta más grande, la de los Papúos, con la que finalmente se une ya cerca del pueblo para terminar en el río que da nombre a la localidad.

Sobre las diez de la mañana de ayer la familia acudió hasta la oficina de turismo, situada en la misma N-110, al final del pueblo y enfrente del consultorio médico. Allí habían quedado con el monitor que les acompañaría a hacer barranquismo. Un deporte de aventura que se practica en los cañones o barrancos de un río, que consiste en descender por el cauce de una garganta afrontando los obstáculos que se vayan presentando, tales como saltos, toboganes, rápeles...

La práctica de este deporte fue la que llevó a la familia dombenitense hasta la oficina de turismo. Desde allí subieron hasta el Barranco de los Hoyos, que tiene un recorrido fácil y asequible para los que se inician en el barranquismo.

Sin embargo, la fatalidad quiso ayer que pasadas las once y media de la mañana, cuando los cinco miembros de la familia y el monitor se encontraban a unos 300 metros de una toma antigua de Jerte, aproximadamente en el medio del recorrido apto para el barranquismo en este espacio, una crecida les arrastrara. Fue el monitor el que dio la voz de alarma. «El que llamó al 112 y puso todo el dispositivo en marcha», aseguró ayer Gabriel Iglesias Sánchez, alcalde de Jerte.

El Centro de Emergencias activó un plan de búsqueda y localización en el que han intervenido miembros de la Guardia Civil, Bomberos, Protección Civil, Cruz Roja, buceadores, personal sanitario y un helicóptero.

A más de dos kilómetros

Este dispositivo permitió localizar en un primer momento a los tres menores, a las dos niñas de 9 y 11 años y al niño de 6 años, en el propio barranco. El menor de la familia presentaba heridas leves, pero no fue el caso de sus hermanas. A diferencia de estas, el menor no había sido arrastrado por el agua. Por eso, los muchos esfuerzos que se hicieron por reanimar durante más de dos horas a las niñas, según informó ayer la delegada del Gobierno, Cristina Herrera, no sirvieron para nada.

Bastante más complicado fue encontrar y rescatar los cadáveres de sus padres. Según los vecinos de Jerte, fueron otros turistas que practicaban barranquismo en la Garganta de los Papúos, la zona a la que acuden no ya los de iniciación, sino los que tienen pericia en este deporte, los que encontraron el cadáver del padre, en esta garganta con la que conecta el barranco. Y mucho más lejos de donde supuestamente sufrieron la caída por la tromba de agua, hallaron a la madre. Fue en la zona conocida como ‘charco de tenería’, al final de la Garganta de los Papúos, muy próxima ya a la piscina natural del pueblo, a unos dos kilómetros de distancia del lugar donde la crecida pilló por sorpresa a la familia y al monitor.

Porque además de las lluvias de la noche, desde la mañana de ayer hasta primera hora de la tarde, cuando se lograron rescatar los cadáveres de los progenitores, también llovió con mucha fuerza en Jerte. No en vano, el Centro de Urgencias y Emergencias de Extremadura había activado el aviso amarillo por lluvias y tormentas en las comarcas del Tajo, Alagón, Villuercas, Montánchez, La Siberia y zona norte de la provincia de Cáceres, donde su ubica el municipio de Jerte. De hecho, esta zona registró ayer intensas lluvias, entre 34 y 52 litros por metro cuadrado. Una situación, por tanto, que dificultó de forma notable las tareas de localización y rescate. Y el tráfico en general en la propia N-110, una carretera nacional que ayer se convirtió en un ir y venir de decenas de vehículos de los diferentes cuerpos de seguridad y servicios que acudieron en auxilio de las víctimas.

El propio consultorio médico se convirtió, de hecho, en un centro operativo improvisado y lugar al que se fueron trasladando los cadáveres. Ante la mirada triste y silenciosa de los muchos vecinos de Jerte que supervisaron el desarrollo de un operativo que según avanzaban las horas, desde que el monitor dio el aviso, fue confirmando las peores previsiones. Hasta que pasadas las tres de la tarde, la delegada del Gobierno, Cristina Herrera, confirmó que finamente habían muerto cuatro de los cinco miembros de la familia, y mostró su pesar en Jerte, hasta donde se desplazó para conocer lo ocurrido.

Algunos efectivos del operativo de rescate:: ANDY SOLÉ

Del mismo modo que el alcalde de la localidad calificó el accidente de «tragedia tremenda», y la presidenta de la Diputación Provincial de Cáceres, Rosario Cordero, expresó su consternación. «Una familia viene a disfrutar de un deporte en plena naturaleza y acaba en tragedia por las condiciones climatológicas. Son días tristes y negros para Extremadura». Primero Valverde y después Jerte. «Pero hoy, lamentablemente, hablamos de vidas humanas».

Vecinos de Jerte creen que la crecida que provocó la tragedia puede tener relación con el incendio que tuvo lugar en la zona en abril

Aunque tal como aseguró la delegada del Gobierno «aún hay que verificar lo ocurrido», los vecinos de Jerte que conocen la zona donde se ha producido la tragedia creen que la crecida que la provocó puede tener relación con el incendio que durante el pasado abril tuvo lugar en la zona de montaña situada por encima del Barranco de los Hoyos. Consideran que las lluvias posteriores han ido arrastrando los sedimentos y han podido crear un especie de balsa o pequeña presa que con las lluvias de los últimos días se rompió ayer. Mantienen que solo un hecho similar puede motivar la tromba de agua o crecida inesperada que arrastró a la familia.

De hecho, el agua siguió cayendo con intensidad ayer en la zona, mientras se llevaron a cabo las tareas de localización y evacuación de los cadáveres, y no se produjeron más crecidas ni trombas.

Además, tal como aseguró Cristina Herrera también, la familia de Don Benito estaba haciendo barranquismo «en una zona de inicio y de principiantes, y al parecer, con todo el equipo necesario y, a priori, sin peligro». Acompañados por un monitor, que no resultó herido, perteneciente a la empresa Jerte Xtrem, según el alcalde Gabriel Iglesias, que en su web señala que, precisamente, el descenso de barrancos y cañones es su actividad estrella. También que para la práctica de este deporte, en barrancos sin dificultad como era el caso, la edad mínima que se aconseja que deben tener los menores son los 10 años y que deben ir acompañados por un adulto.

Este periódico trató ayer sin éxito de contactar con esta empresa.

Fotos

Vídeos