Brozas recupera la Fiesta del Toro de San Marcos tras casi 300 años

Una orden del rey Fernando VI y la Inquisición prohibió esta celebración

EFE

La localidad cacereña de Brozas celebra desde mañana hasta el domingo su feria de abril, cuyo origen está relacionado con la Fiesta del Toro de San Marcos, que se recupera casi 300 años después en forma de recreación histórica el sábado 21 de abril.

Actividades deportivas, infantiles, musicales, una degustación de ternera de Brozas, el viernes, y una feria agroalimentaria y artesanal con unos veinte puestos, el domingo, conforman la programación de esta feria.

El alcalde de Brozas, Leonardo Rodríguez y el dinamizador turístico de la localidad Isidro García han presentado hoy esta edición, en la que destaca la recreación de la procesión del Toro de San Marcos, con un animal encabestrado como protagonista, llamado Candelo, que acompañará a los más de 50 figurantes en las seis escenas en distintos puntos del municipio.

La fiesta, ha afirmado García, pretende consolidarse para pedir la declaración de interés turístico regional y espera contar con la asistencia este año de unas mil personas.

Desde 1753 no se celebraba en Brozas el Toro de San Marcos, un animal bravo que se volvía manso por intercesión del evangelista y que participaba en los actos religiosos y festivos del pueblo, como una procesión multitudinaria en la que la gente le colocaba guirnaldas de flores en el cuello, roscas de pan en los cuernos y le arrancaba pelos del lomo «para hacer escapularios contra el mal de ojo».

Una orden del rey Fernando VI y la Inquisición prohibió esta celebración no solo en Brozas, sino también en otros puntos de la provincia, cuya recreación histórica se basa en documentación extraída del Archivo Histórico Nacional, puesto que otro rey, Felipe II, envió en 1598 a un escribano de Valladolid, Jerónimo Rodríguez, a documentar esta fiesta, estudiada en el siglo XX por el historiador Luis Caro Baroja.

La recreación consistirá en una procesión por las calles del pueblo de unas tres horas, en la que se contará además de con el toro, con veinte caballos y sus jinetes al estilo del siglo XVI, más de 50 actores, entre personajes y figurantes, bailes típicos extremeños por el grupo folclórico Jumadiel y se repartirán ponche, patatera y dulces típicos.

Serán seis escenas en puntos como el convento franciscano de Nuestra Señora de la Luz, actualmente un hotel, donde se realizará uno de los actos principales; la ermita de San Antón y el lugar donde antiguamente existía una ermita dedicada a san Marcos, cuya fiesta religiosa es el 25 de abril.

Así, se representará un romance ciego, la procesión, con un pendón con la imagen del santo, encabezada por los personajes del gobernador de Brozas, su alcalde mayor y los curas, así como el toro, engalanado como antaño, que se volvía bravo de nuevo una vez terminaba la misa mayor y salía huyendo al campo.

«Se celebraba desde que Brozas es Brozas», ha explicado el dinamizador turístico de esta localidad sobre la fiesta, que mezcla la tradición pagana y cristiana y que algunos remontan a los pueblos prerromanos y a la deidad celta Bandua.

Temas

Brozas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos