La alcaldesa de Navalmoral avanza que no descartan sacar la Policía de La Inmaculada en un futuro

Imagen de la sala técnica que se ha creado. :: MAM/
Imagen de la sala técnica que se ha creado. :: MAM

Raquel Medina lo dijo en la inauguración de la reforma que se ha hecho en el centro sociocultural, donde ahora se ubica la Jefatura

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Una «gran obra», bastante más complicada de lo esperado por la antigüedad del edificio y las deficiencias que han ido apareciendo. Así definía el autor del proyecto, el arquitecto moralo Óscar Hernández, la rehabilitación que se ha hecho en los últimos meses en el centro sociocultural La Inmaculada, modernizando el salón de actos y creando una sala técnica, accesos y nuevos aseos.

El propio arquitecto, junto con la alcaldesa, Raquel Medina, y el diputado provincial de Infraestructuras, Luis Fernando García, inauguraron ayer las renovadas instalaciones. De hecho Medina destacó del arquitecto que además de su buen hacer profesional, «ha puesto corazón y ganas al tratarse de su pueblo», como así ratificó el propio Óscar Hernández al asegurar que poder trabajar en el antiguo colegio era como si «le hubiese tocado la lotería».

Después recordó el proceso seguido y algunas de las dificultades que se han encontrado, como el estado del piso o las humedades en las paredes, hasta el punto de tener que solicitar una prórroga de las obras e irse a los ocho meses, en lugar de los seis programados, con soluciones técnicas que no estaban previstas. Pero a pesar de todos esos contratiempos, cree que ha quedado muy bien y que dará un buen servicio a los vecinos.

Antes la alcaldesa había agradecido la aportación de la Diputación Provincial para poder acometer la reforma, al financiar un 75% de su coste, de unos 260.000 euros, a través del Plan Avanza. Medina destacó la creación de la sala técnica, destinada a charlas, conferencias o cursos, «porque a Navalmoral le hacía falta algo así», además del equipamiento o la reforma del exterior. «Ha sido una rehabilitación integral», dijo, al afectar a la cubierta, las instalaciones o la fachada.

Asimismo apuntó que todavía quedan cosas por hacer en la parte donde se ubican distintas entidades y servicios, como la Policía Local, Arjabor, Protección Civil, AOEX o cursos de la Universidad Popular, por entender que desde que se adquirió el edificio hace más de una década se ha hecho «lo justo» para que pueda utilizarse, pero que necesita mejoras.

Para terminar, destacó los carteles que se han instalado. En especial el que recuerda lo que significó en su día el colegio Inmaculada.

Por su parte, el diputado provincial explicó que al margen de inaugurar las nuevas dependencias del antiguo colegio venía a ver dos obras más: el carril bici a Millanes, que ya se ha iniciado con una inversión de 400.000 euros, y la reparación de pista de atletismo, que costará 170.000 euros.

«Son temas importantes para Navalmoral y la Diputación está al lado de los ayuntamientos. En este caso de Navalmoral», afirmó.

¿Seguirá allí la Policía?

Mención aparte merece lo manifestado por la alcaldesa sobre la Policía al preguntarle los informadores si la jefatura va a seguir en La Inmaculada, dejando entrever que podrían plantearse un cambio de ubicación en el futuro.

«La Policía, de momento se queda aquí, y no porque como responsable de Seguridad Ciudadana me guste el lugar. Pero tenemos lo que tenemos, aunque se están estudiando nuevas posibilidades y todo dependerá del futuro. De aquí a un año hay elecciones y lo que dé tiempo se hará y lo que no se dejará».

No obstante, se cambie o no, también en la sede policial se vienen haciendo mejoras, como la instalación de videocámaras con portero o puertas con cierre automático, «y otros cambios que han pedido la Jefatura y los oficiales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos