Hoy

El Infoex da por controlado el incendio de Jerte, que ha quemado mil hectáreas

El Infoex da por controlado el incendio de Jerte, que ha quemado mil hectáreas
  • El fuego se originó en zona de alta montaña donde han afectado a retamas y arbustos y no a una gran masa arbórea

Los incendios en los términos municipales de Jerte y Tornavacas, en el Valle del Jerte, fueron declarados a las 19.45 horas de ayer como controlados. Por la mañana, el Plan Infoex ya adelantaba que la evolución era «muy favorable», aunque confiaba en controlarlos a lo largo del día de hoy, según indicó ayer la portavoz de la Junta de Extremadura.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno en Mérida, informa Efe, Isabel Gil Rosiña precisó que en la zona trabajaban ayer dos retenes terrestres y dos helicópteros del Plan Infoex, por si fuera necesaria su participación. Ninguno de los dos fuegos implica riesgo para la población, ya que afectan principalmente a zonas de alta montaña.

El de Jerte se localiza en los alrededores de la Garganta de los Papúos, aunque su perímetro es extenso. Desde que se declaró el pasado día 11 han ardido en torno a mil hectáreas, en lo que supone uno de los incendios más graves, en cuanto a extensión afectada, de cuantos se han declarado en España en lo que va de año.

A su extinción, lo mismo que a la del fuego declarado en Tornavacas, podrá contribuir desde hoy todo el personal del Plan Infoex, que se ha incorporado al dispositivo de extinción como consecuencia de la declaración de la época de peligro medio. Entre los motivos que han impulsado a la Consejería a acogerse a esta figura, intermedia entre el peligro bajo habitual en estas fechas y el alto de cada año a partir de mayo o junio, está la multiplicación del número de incendios. Entre ellos, el lunes se declaró uno en Villasbuenas de Gata, en el corazón de la comarca situada en el norte de la región.

El fuego comenzó sobre las once de la noche en un pinar público del paraje ‘El lote del medio’, y quedó controlado rápidamente gracias a la intervención de los vecinos. Varios conductores que pasaron por la zona se percataron de las llamas y dieron el aviso. Esto permitió una rápida movilización por parte del Ayuntamiento y de residentes en la localidad.

En cuanto al incendio en Tornavacas, en su extinción colaboraron operarios municipales, que usaron una cuba de cinco mil litros y extintores de mano para sofocar el fuego, evitando así su propagación. Una vez que ya estaba controlado llegó un retén de Gata que se encargó de apagar los últimos rescoldos. En la zona permanecieron dos trabajadores municipales vigilando que las llamas no se reavivaran. La primera teniente de alcalde, Estefanía González, aseguró que fue una suerte que «no fuera de madrugada y que pasara gente por la zona, porque si llega a ser más tarde, con el viento que hacía, hubiera sido mucho peor».