Hoy

Las 64 parcelas de la segunda fase de Arroyo Caballo siguen libres

El polígono industrial Arroyo Caballo. :: JSP
El polígono industrial Arroyo Caballo. :: JSP
  • El grado de ocupación de la primera fase de este polígono industrial es del 84 por ciento

La ciudad trujillana cuenta con diversos espacios industriales repartidos por el término municipal. Quizá, el más importante es el de Arroyo Caballo por la extensión que tiene. A pesar de que ya han pasado varios años de su construcción, cuenta todavía con numerosas parcelas pendientes de vender.

Este polígono posee dos zonas desarrolladas. La primera comenzó su explotación en enero de 2005. Cuenta con una superficie urbanizada de 284.000 metros cuadrados. Con ese terreno, se disponen de 91 parcelas, con un grado de ocupación de un 84 por ciento, añaden estas fuentes de la Junta de Extremadura. Eso no quiere decir que todas tengan actividad empresarial. De la primera fase de este polígono, quedan pendientes de vender 12 parcelas con diferentes tamaños.

Llama la atención la segunda fase de esta zona, que se comenzó a construir en junio de 2009. Su explotación se inició en 2011. A pesar de los años, sus 64 parcelas están todavía pendientes de vender. Algunos expertos reconocen que será complicado que se ocupe este terreno industrial, ya que lo normal es que si llegan nuevas empresas se instalen en la primera fase. Para realizar esta parte del polígono, se urbanizaron 185.000 metros cuadrados.

Fuentes municipales sostienen que el precio de la venta de todas las parcelas ha bajado hasta un 50 por ciento desde que su promoción.

Los números del parque empresarial son mejores. También se ha desarrollado en dos fases. En la primera se realizaron 17 naves. Su explotación comenzó en 2005 y, al año siguiente, se realizó la primera venta. En este caso están todas ocupadas con distintas actividades, según informa la Junta. Muchas de ellas están relacionadas con pequeñas empresas.

Ante la demanda existente se realizó la segunda fase de este parque empresarial. Se construyeron otras nueve naves con una superficie total de 3.300 metros cuadrados. En este caso se inició la explotación en noviembre de 2011 y la primera transacción se hizo en 2013. Todavía quedan cuatro libres, añaden fuentes regionales.

Este polígono y el parque empresarial están gestionadas por Extremadura Avante.