Hoy

Cuentos de Hospitalandia

El libro se presentó en la Fundación Concha en presencia de numerosos chavales. :: MAM
El libro se presentó en la Fundación Concha en presencia de numerosos chavales. :: MAM
  • La escritora morala María Rosa González convierte los goteros y jeringuillas en personajes de cómic para que los niños pierdan el miedo a médicos y hospitales

Goti, Jeris y Patis son unos simpáticos personajes creados por María Rosa González Carrera que hacen más agradable su estancia en el hospital a Pascual, el protagonista de su primer libro infantil, 'Cuentos de Hospitalandia', con el que esta tardía escritora morala quiere ayudar a los niños a superar sus miedos.

«Como Pascual, miles de niños de todo el mundo pasan semanas y meses ingresados en hospitales por diversas enfermedades. Gracias a personajes como Goti, Jeris y Patis (goteros, jeringuillas y pastillas), con quienes compartirán historias y se irán familiarizando con el entorno y el instrumental hospitalario, sus estancias les resultarán mucho más agradables», se dice en la presentación.

A María Rosa siempre le ha gustado escribir, aunque no empezó a hacerlo en serio hasta el año 2000 con 'Llegó el otoño'. Ya en 2013 publicó 'Surcando los cielos', su primera novela, aunque el grueso de su producción literaria son los cuentos infantiles.

«Siempre me ha gustado pintar, escribir e imaginar cosas. Durante 14 años llevé un centro infantil, Dumbo, en el que inventaba cuentos para los niños. Como veía que les gustaban los empecé a escribir y tengo unos cuantos», explica la autora, con formación en Educación Preescolar y Puericultura.

Sin embargo los cuentos de hospital no surgieron en la guardería, sino en un trabajo posterior, en la fábrica de goteros de Almaraz donde estuvo un tiempo en el departamento de control de calidad.

«Veía cómo salían los goteros de las máquinas y me los empecé a imaginar con jerséis, con mochilas. Pensé que si los niños veían todo este instrumental de una manera divertida, como un dibujo, se animarían más. Y por lo que me cuentan está funcionando. En una consulta médica en Madrid, donde tienen el libro, uno de los chavales que estaba esperando entró a pincharse y cuando salió le dijo a otro: chaval me acaba de pinchar Jeri y no me ha hecho nada de daño. Soy valiente, como Pascual. Eso es lo que pretendemos. Quitar el miedo a los médicos, a los hospitales, al instrumental. que no sea todo tan frío».

La satisfacción de María Rosa es doble porque le ha costado mucho poder publicarlo, ya que se trata de un trabajo muy cuidado, de gran formato y tapa dura, con ilustraciones de Cristina Medrano, que ha editado Cuatro Hojas. De ahí su agradecimiento a los vecinos y establecimientos que respondieron a la petición de colaboración para hacer su sueño realidad mediante 'crowdfunding'. Gracias a toda la ayuda que recibió ha conseguido editar 230 ejemplares, que vende a 18 euros y que van saliendo muy bien.

«El pueblo se ha portado muy bien y se lo agradezco muchísimo porque ha colaborado mucha gente, bien comprando el cuento por adelantado o dando aportaciones, ya que es un proyecto muy caro, pero que merece la pena», insiste.

Habrá más cuentos

Es más, ya está trabajando en una segunda entrega con nuevas aventuras de Pascual, Goti o Jeris, personajes que no quiere perder y que, de hecho, trata de introducir en los ámbitos sanitarios con una presentación en Madrid que todavía no tiene fecha o a través de la asociación Menudos Corazones o de los hospitales de Toledo o Fuenlabrada, donde se está moviendo.

«La idea es seguir con ello e introducirlo lo más posible, e incluso tratar de que lo pongan como lectura recomendada. Porque es cierto que está ayudando a los niños a quitarse el miedo que tiene la mayoría a la hora de ir al médico, de ponerse vacunas o de someterse a cualquier tratamiento. Y no digamos ya en el caso de los niños hospitalizados. Este libro busca normalizar esa situación, ayudarles a entender lo que está pasando y mostrarles el material de una manera que lo desdramatice».

Un aliciente más para hacerse con la publicación es que se trata de un libro solidario, puesto que el 5,5% del precio de venta se donará a Stop-FA, una asociación de afectados por la Ataxia de Friedrich, una enfermedad hereditaria neurodegenerativa dentro del grupo de las enfermedades raras.

Para terminar, María Rosa avanza que al margen de nuevos cuentos hospitalarios trabaja en otros proyectos, como una segunda novela que tiene prácticamente terminada en homenaje a una persona muy especial para ella, su abuela.