Hoy

Dos horas de angustia en Madrigalejo que quedó en un susto

Sergio Rey, alcalde del municipio, anuncia que pedirá un informe de lo ocurrido y se queja de falta de información.
Sergio Rey, alcalde del municipio, anuncia que pedirá un informe de lo ocurrido y se queja de falta de información. / HOY
  • El alcalde de Madrigalejo, Sergio Rey, sostiene que va a pedir un informe exhaustivo sobre el escape de la termosolar para tomar medidas

«Hubo un poco de miedo y de angustia. No sabíamos a lo que nos enfrentábamos». Así describe un policía local cómo se vivió en la población cacereña de Madrigalejo la alerta del 112 del pasado viernes, a las ocho de la tarde. Se debió a la fuga del aceite de una central termosolar, situada el término municipal de Navalvillar de Pela. Durante dos horas, se pidió a los habitantes que se encerrasen en sus casas con puertas y ventanas totalmente cerradas.

«Nosotros seguíamos las indicaciones del 112», detalla este agente que prefiere no dar su nombre. Se enteró de la noticia cuando le llamó su compañero, ya que estaba en su día libre. Recuerda que había un olor intenso a un gas, algo diferente. Luego se supo que era una fuga de entre 1.000 y 1.500 litros de HTF, una mezcla de dos hidrocarburos. En el momento de la alarma, había varias actividades en la población. Algunas de ellas eran partidos de fútbol sala en el pabellón polideportivo. Todo se tuvo que paralizar y los ciudadanos se tuvieron que dirigir a sus hogares con cierto desconcierto. Era la primera vez que pasaba.

Este agente llegó a su casa tras el aviso y se puso el uniforme. A pesar del impedimento de su familia por el supuesto peligro que suponía, salió a la calle, junto a su otro compañero y el alcalde, Sergio Rey. Comenzaron a recorrer el municipio con el coche oficial, que tiene megafonía. El mensaje era claro, la población debía permanecer en sus casas. El primer edil también lo comunicó por las redes sociales.

Este policía recuerda que solo iban protegidos con las tradicionales mascarillas que se compran en las farmacias. Sabían que el olor existente era contaminante, pero también tenían claro que debían avisar a la población. «Veíamos a críos en las calles y lo que te interesa era meterlos en las casas, no piensas en ese momento en el peligro», explica. «La gente estaba asustaba y nos preguntaban, porque no sabía lo que pasaba». A pesar de ello, considera que la población respondió muy bien. Sobre las diez de la noche se desactivó la emergencia. A partir de ahí, se volvió a salir con la megafonía para informar de que se volvía a la normalidad.

Falta de información

Ante la situación vivida, ayer en la población de Madrigalejo y alrededores no se habla de otra cosa. Para este agente, uno de los problemas es que no se tiene suficiente información sobre la termosolar. No duda de que no haya un plan de emergencia. Sin embargo, se desconoce cómo actuar. Recuerda que Madrigalejo es la población más cercana a la planta. Por suerte, todo quedó en el susto. Eso sí, al menos, una persona se tuvo que desplazar al centro de salud de Zorita porque no podía respirar bien, añaden estas fuentes policiales.

El alcalde quiere ser, por ahora, cauto sobre lo sucedido. Reconoce que la población se asustó porque era la primera vez que pasaba. Por todo ello, va a solicitar un informe exhaustivo de todo lo sucedido, para, a partir de ahí, tomar las medidas correspondientes para que la población esté protegida y haya un protocolo de actuación. Insiste en que, aunque esta termosolar esté en el término municipal de Navalvillar de Pela, la población más cercana es Logrosán.