Hoy

El 'Carnaval Jurdanu', cerca de ser declarado Fiesta de Interés Turístico Regional

El 'Rey de Antrueju', sobre un burro, perseguido por el Toru Bardinu.
El 'Rey de Antrueju', sobre un burro, perseguido por el Toru Bardinu. / B. D.
  • La memoria presentada por el Centro de Documentación de Las Hurdes ya ha sido aprobada y el día 25 de febrero se personará una comisión de la Junta de Extremadura en el pueblo de Azabal

El celebrado 'Carnaval Jurdanu' está en vísperas de ser declarado Fiesta de Interés Turístico Regional. La memoria presentada por el Centro de Documentación de Las Hurdes, que dirige José Pedro Domínguez Domínguez, hijo de la alquería jurdana de El Cabezo, ya ha sido aprobada y el día 25 de febrero se personará una comisión de la Junta de Extremadura en el pueblo de Azabal. En esta fecha, 'Sábado Gordu del Antruejo', es cuando se celebrará una edición más de estos antiquísimos rituales, que no tienen como origen la alquería de El Cerezal, como se ha escrito en diferentes folletos, sino que su origen se pierde en la noche de los tiempos.

Estos antruejos fueron sacados de sus cenizas hace casi 30 años, cuando la 'Corrobra Ehtampah Jurdánah' realizó una virtuosa y colorista síntesis de los 'rejuíjuh' (escenificaciones) carnavaleros con mayor valor antropológico y etnográfico.

La Mancomunidad de Municipios de Las Hurdes aprobó el proyecto y, desde entonces, su carácter rural, festivo, mítico, desenfadado y transgresor ha ido aglutinando en torno a él a centenares de personas. Personajes tan legendarios como 'El Morcillu', 'La Tía Rechonchona', 'El Machu Lanú', 'La Osa de El Cabezo', 'La Jilaora', 'La Mona', 'La Cricona', 'Loh Diabrílluh', 'Lah Mózah del Guinaldu', 'La Moragalla', 'El Arruverdi', 'Loh Zarojílih' o 'El Tíu de la Paja', presididos por el 'Rey del Antruejo' y acompañados por los tamborileros, harán de las suyas por calles y plazuelas.

Todos los asistentes son invitados a comer un 'poti de pípuh portuguésis con bérzah y múchah tajáh del gurrinu', bien regado por las 'poliéntah' (vino del año) y el aguardiente de la zona. Por la noche, más parrilladas de carne y 'borrajáh' de patatas. Durante esta jornada, los Ayuntamiento de la comarca no podrán organizar actividades paralelas de tipo sociocultural o sociofestivo, a fin de propiciar la asistencia de los jurdanos a tan arcaico y legendario festejo.

Si disfraces modernistas

Toda persona asistente puede ser parte activa de la fiesta, pero, tal y como mandan los cánones tradicionales, no se admiten las indumentarias modernistas que caracterizan al carnaval de la ciudad. Y es que el Carnaval Jurdanu es eminentemente rural, asentado sobre mitos y leyendas, completamente anárquico y transgresor pero a la vez solidario y que busca la catarsis y la hermandad entre toda la comunidad que participa en él. No tiene nada que ver con los carnavales de la gran urbe, que son herederos de las fiestas de salón de la alta burguesía capitalista de los siglos XVIII y XIX, con muchos colorines, confetis, carrozas y disfraces modernistas.

El Carnaval Jurdanu es propio del pueblo llano y no de los señores.