Hoy

David Pablos insiste en la tolerancia cero contra los vertidos

Vertidos vistos junto al parque de San Lázaro. :: JSP
Vertidos vistos junto al parque de San Lázaro. :: JSP
  • Este montón de residuos de obra es uno de los diferentes vertidos incontrolados que sigue habiendo en callejas, cunetas y caminos del entorno de la ciudad

«Hemos pillado a una serie de constructores que estaban llevando cascotes fuera del punto acopio». Así lo denunció ayer el concejal de Medio Ambiente, David Pablos, que estaba con el edil de Obras, Juan Jesús Martín, cuando descubrieron este hecho. Concretamente, los empresarios estaban abandonando esos restos de construcciones en la vía pecuaria, en los aledaños del parque de San Lázaro. Ante esta circunstancia, se ha abierto un expediente disciplinario por esta presunta infracción. Pablos recuerda que existen multas que van de los 600 y 6.000 euros.

Este montón de residuos de obra es uno de los diferentes vertidos incontrolados que sigue habiendo en callejas, cunetas y caminos del entorno de la ciudad. El concejal mantiene que se debe a la falta de concienciación, ya que ese punto de acopio para el obligatorio tratamiento de cascotes ya lleva tiempo funcionando. Matiza que si no se interviene, tanto el Seprona, como la Junta pueden sancionar al Consistorio trujillano por actuar de forma inadecuada.

Para evitar este tipo de sanciones, trabajadores municipales están limpiando aquellos lugares «que otros ensucian». Uno de esos últimos trabajos se ha llevado a cabo hace unos días en los alrededores de la antigua escombrera, que ya fue sellada. En esa limpieza tanto a mano, como a máquina, se encontraron material de hostelería, así como carteles, colchones y muebles e, incluso, bricks de leche. En el caso de que la persona se la pille 'in fraganti', se le exige que lo retire en menos de 24 horas. El edil insiste en que el equipo de Gobierno va a tener tolerancia cero ante estos hechos.

Fianzas y licencias

Con esa idea, se van a tomar algunas medidas. Una de ellas es que haya, aún más, una estrecha coordinación entre las concejalías de Obras y Medio Ambiente, con la entidad que gestiona el punto de acopio y la planta de transferencia. De este modo, los constructores que no muestren el documento acreditativo de entrega de los residuos en esas instalaciones, el Ayuntamiento no les devolverá las fianzas que deben depositar previamente. «También se cotejarán las licencias de obras que nos piden con la entrega de los residuos».

El concejal delegado recuerda que hay que pagar unas tasas, que va en relación al volumen de cascotes que se deja y si es solo restos de obras o está mezclado con otros materiales, como plásticos o madera. «Es de obligado cumplimiento y el constructor debe contemplar ese pago como otros ya establecidos», añade este responsable. A partir de ahí, esos escombros se tratan y reciclan.